Un oasis de quince minutos

Hoy, desgraciadamente, ni yonkis ni gitanos. Todos muy ordenaditos atrás, jugando a defender y a mantener la media inglesa. Íbamos al Manzanares para enfrentarnos a una panda de cabrones que ya deben empezar a notar el cansancio que nosotros, gracias a los alemanes, no sufrimos. Han vendido a sus dos mejores jugadores, pero han fichado a algunos de perfil más bajo que están rindiendo, más o menos bien, por el momento. Y un portero buenísimo, pero que es del Chelsea (no sé dónde quedó aquella pancarta del Frente que nos tildaba de ser cantera de equipos grandes. Supongo que bien metida en su culo). Todo muy bonito, pero no son mejores que nosotros. Se puede decir con más contundencia y poniendo antecedentes, claro, pero esa es la idea. Por tanto, hay cosas que cuesta encajar en el partido de hoy. Como cuando te ligas a una más fea que tú pero al día siguiente te alegras pensando, bueno, pero al menos anoche la metí en caliente.

El guardamente belga Courtois, jugueteando en su jardín.

Marcelino tenía un plan. Aguantar atrás como fuese. Eso, para nosotros, es concederle demasiada importancia al rival que teníamos enfrente. Sólo podemos salir así, como mucho, en el Bernabéu y en el Camp Nou. Así, gracias a despistes defensivos puntuales, ellos perdonaron varias ocasiones claras. No se puede decir el martes que tu idea es tener mucho el balón y luego no pisar el área en toda la primera mitad. Ni una vez. Y la posesión más larga ha durado treinta segundos, y suele ser cuando Perotti la coge en su campo, solo contra el mundo, a ver qué pasa. El árbitro ha sacado demasiadas tarjetas. Y nosotros seguíamos viéndolas venir. Era cuestión de tiempo que los cabrones estos se adelantaran. La gente bebe más cuando a su equipo le están atacando, así que los únicos contentos eran los dueños de los bares. El plan de Marcelino seguía adelante, pero así era imposible marcar un gol.

Y algo debió pasar en el banquillo. No sabemos si, haciendo gala de nuestra condición, la mezcla de olores resultante de la quema de heroína y romero en el vestuario, los nuestros salieron colocados. Pero algo pasó. Y llegaron los quince minutos en los que pudimos ganar el partido. Se tocó con rapidez, se llegó al área rival. Rakitic se entonó. Navas nunca, jamás, ha hecho un buen portero en ese estadio. Hoy ha estado a punto de mandar al carajo esa sombría tradición, pero se encontró con el naripa. Y Del Moral. ¿Qué hacemos con Del Moral? Tercera ocasión clamorosa fallada en lo que va de  temporada. Esto ya pesa en los aficionados. Cuando le vimos encarar todo el campo rival con el único impedimento del narigón belga, ni nos pusimos nerviosos casi. Corría como un cabrón, y fallaba como un hijoputa. Repetimos lo dicho anteriormente, si quiere mantener la titularidad que se encuentra de vez en cuando, tiene que colarla. Ya. Y, tras un par de acercamientos más, vuelta al primer tiempo. Otro error de Cáceres, y Falcao que se estrella contra Javi Varas. Impresionante el de Pino Montano (que castizo que queda lo de nombrar los barrios de los futbolistas, como los que los llaman por su nombre en los bares, así, de colegueo máximo). Ha vuelto a salvar puntos. Entraron Negredo, Campaña y Armenteros, pero, para el plan de juego que teníamos, podrían haber entrado otros tres cualquiera.

Ahora hay dos formas de ver las cosas. La crítica, la de lamentar lo de renunciar a tu potencial ofensivo en pos de mantener la portería a cero. Porque, además, tanto en Pamplona como hoy, eso se consigue de milagro. Es decir, la de cagarse en Marcelino porque se crea que todavía está entrenando al Racing. Si alguien se afilia a esta teoría, no puede dejar de lado la segunda. Vale que, fuera de casa, todo es mentira. No tenemos la pelota, no presionamos arriba, no sabemos ni cómo escapamos vivos, pero estamos invictos, llevamos cuatro partidos sin que nos metan un gol y, con esta media, se cumplen los objetivos de sobra. El resultadismo es peligroso, pero sólo cuando no te vienen de cara. Además, ya hemos jugado contra equipos fuertes. La próxima visita es al puto Barcelona, pero, a partir de ahí, el calendario se suaviza. Quizás es ahí cuando se ponga en práctica todo lo que pregona el entrenador.

Para finalizar, tres breves apuntes. Primero, que seguimos, como siempre, por encima de los cabestros a rayas. Lo segundo, que esperemos que el Don mañana, en la reunión por la tele, le de a Cerezo todo lo que no le ha dado su equipo hoy. Y tercero, a la muchachada atlética, obviando los cánticos que le dedicáis a los muertos y el sonido del mono a un jugador como no han visto sus ojos. Decir que queda muy feo lo de yonkis y gitanos con ese acento puerco que tenéis. Es mucho más gracioso cuando nos lo contamos nosotros mismos.

Otra vez será.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo A toro pasado

2 Respuestas a “Un oasis de quince minutos

  1. mueretegitano

    Hoy os han partido la cara en Madrid, eh?? jajaajj

  2. jose luis

    El equipo da pena.

    Somos la selección de Alemania de hace 50 años solo que sin doblar por la banda los laterales y con menos condición física.

    Para jugar este estilo me traigo a Caparrós que la gente lo quiere, no le va a pitar, dejaríamos de tener mangantes, se daría paso a la cantera, habría limpieza de futbolistas y mi equipo saldría a comerse a los rivales.

    Cuando la pelotita no entre, que ahora no entra pero porque no le entran a los demás adiós Marcelino, sigo diciendo que no acaba la temporada entrenando al Sevilla.

    Seremos muy ordenados en defensa, media inglesa y no nos encajan ningún gol, pero los partidos no se ganan con un 0 a tu favor, es más, a empates se desciende.

    Un saludo y que la chupe el patético, sigue siendo tan patético como cualquier otro año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s