El que te robaba en el instituto es un yonki que pide en la puerta de un supermercado y tú, con tu uniforme de reponedor, lo miras con desprecio

PEX CORRESPONSALÍA AVENIDA DE LA PAZ Este artículo se empezó a escribir todavía bajo la lluvia dorada de hostias que cayó en la Supercopa y miren a la fecha que estamos, pero un servidor, tras dar vergüenza ajena por el twitter, se puso delante de su teclado porque ya está bien que se caguen en las madres de los compañeros de blog y la de uno esté aún vestida de limpio. Y dándole vueltas al tema, creo que la mejor manera de lograrlo es con una frase contundente que haga las delicias del becario que a cambio de 1,5 créditos de libre configuración se dedica a poner esto por la internet: Yo me cago en los muertos de Osasuna, de Pamplona entera y de la figurita de los chinos que tienen como patrón.

Todos muy bien de la cabeza.

Y todo viene porque, como es sabido por todo el mundo, el amor hacia unos colores se basa única y exclusivamente en el odio sobre todo aquel que ose ganarle a tu equipo. Y estos cerdos, que no se sabe de qué pie cojean, porque ni yo ni nadie tiene ni puta idea de lo que es una comunidad foral, que son tan españoles que allí tuvo el mayor predicamento una corriente librepensadora que se basaba en el “como coño vas a poner a la niña manejando el cotarro, pon al tío que tiene bigote y sabe de que va esto”, a estos tíos repito, les daba por jodernos muy a menudo. Allí hemos rematado de cabeza bolas de nieve, allí nos han marcado con la mano y de allí hemos salido sin dar una hostia y con cara de “sí, mi madre me había puesto el bocadillo de jamón para el recreo, pero a mí no me apetecía mucho”.

Ir allí era la mierda. Era saber que, pese a que se jugara mejor, nos iban a mangar. Sin embargo, sellamos nuestra vuelta a Europa ante esta panda en un partido en el que no se jugaban nada, pero en el que su antiafricanismo salió a relucir aunque se fueron con el nabo en el culo. Sus monos daban bocados. Los nuestros repartían con videocámaras en la mano. Los suyos habrán montado un aserradero en su jungla. Al nuestro le dio por perder una pierna. ¿Y aún se preguntan por qué tiene éxito una precuela de El Planeta de los Simios?

Unga unga chaka unga.

Pero volviendo al leiv motiv (ni puta idea de como se escribe y no lo voy a buscar) de esta sección, la Virgen de Lourdes se fusionó por el método del bailecito que estrenaron los hijos de Goku y Vegeta con la Virgen de Fátima en la primavera de 2007. Éramos el mejor equipo sobre la faz de la tierra, optábamos a ganar la Liga y era jueves de Feria. Pues perdimos. Con dos cojones. 1-0 en el Sadar y no nos cayeron ocho porque no nos engañemos, son Osasuna y la mayoría de jugadores que han pertenecido a sus plantillas nacieron de la unión de primos hermanos.

En la vuelta todo cambió. Bueno, una polla. La eliminatoria la empató un tal Luis Fabiano y la puso a nuestro favor un tal Renato a pase de otro tal Daniel Alves. Brasileños contra pamplonicas. Ni en los puticlubs de sus mejores sueños se pueden ver sacando ventaja de una de estas, porque les pasa como a Javier Cámara con la puta en la primera de Torrente, que les enseñan las tetas, les cobran y les dan una cachetá. Más o menos lo que viene siendo Dios, Patria y Fueros.

Tiraron al palo después, y se puede decir que hasta merecieron pasar. Por supuesto que por ello el placer fue doble. No sólo devolvíamos todas las hostias pasadas, sino que casi lográbamos que el brazo derecho de Don Joaquín Caparrós Camino tuviera que ser amputado de los cortes de manga que esa noche tuvo que hacer ante el televisor. Si la venganza tiene un sabor es ése. El de la pota que echamos a la mañana siguiente de la tranca que nos cogimos.

El día en el que todos nos sentimos carne de Mariano.

Después el idilio continuó con insultos de un lado a fallecidos y con insultos de futbolistas quitando del tabaco a negros. Todo mal. Relación odio-odio. Lo único seguro es que mañana en pamplonagrande.com se acordarán de mis difuntos. Ya era hora. Yo lo llevo haciendo en los suyos 10 años.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Se nos apareció la Virgen

7 Respuestas a “El que te robaba en el instituto es un yonki que pide en la puerta de un supermercado y tú, con tu uniforme de reponedor, lo miras con desprecio

  1. linZeak

    Menos mal que alguien ha venido a reconducir un poco este blog. Tan sólo rescatar este documento audiovisual de cuando cierta web era una página seria con gente seria y no la actual caverna de pajilleros que se creen graciosos:

  2. Pingback: Todos a una | Palanganismo exacerbado

  3. Anónimo

    Que grandisimo hijo de puta eres, te espero en Pamplona cuando dispongas y te invito a unos vinos. Eso si, el saco de ostias que te vas a llevar te iban a arreglar la cara de cerdo que tienes y esa mente de puta maricona.
    Saludos yonki-gitano.
    p.d El paro te va esta matando ajajajjajajajaajjajajaja

  4. mueretegitano

    Gitanos bastardos. Deberiais estar todos muertos.

  5. mueretegitano

    Pues eso, hijos de puta malnacidos, deberiais estar todos muertos. Bastardo lameculos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s