Bien jodidos: la puta tele y el fútbol

PEX CORRESPONSALÍA EN SANTIPONCE Todo el mundo recuerda dónde estaba el 11 de julio de 2010 viendo la final del Mundial en que España se proclamó campeona del mundo. En casa con amigos, en un bar, con la familia, rodeado de delincuentes viéndolo en una pantalla gigante a cargo del erario público. Yo la vi en un prostíbulo. La cosa fue como sigue.

Volvíamos un amigo y yo de pasar el fin de semana en Conil. Salimos prudentemente a las cuatro de la tarde pues la idea era ver el partido en Sevilla. Tras un cúmulo de circunstancias que no vienen al caso, a las ocho todavía no habíamos ni pasado Los Palacios. Para colmo de males, el coche iba en reserva. Paramos en la gasolinera de un polígono industrial cuando se nos hizo la luz. En un afamado lupanar sito en dicho polígono vimos una oferta insuperable en cuanto a precio de las consumiciones, además de que se nos aseguraba ver la final en pantalla gigante y con la mejor compañía. Le hice notar la circunstancia al amiguete, muchacho, por más señas, alcohólico, putero, politoxicómano y, valga la redundancia todo lo anterior, gaditano. No lo dudamos y a ello que fuimos. Lo allí vivido para nosotros queda. Me recuerdo llorando a moco tendido con la cabeza entre los pechos de una senegalesa, de nombre Daisy, que no paraba de berrear y de darme puñetazos en la nuca como muestra de jolgorio cuando marcó Iniesta. Una dominicana, entre vivas a Cristóbal Colón y a los Reyes Católicos por haberle dado un idioma y una religión, me confesaba, sollozante, que se llamaba Raimunda Santiaga, no Tatiana como me había dicho horas antes, y juró que jamás volvería a renegar de su identidad. Y, si no es por el imperturbable portero rumano que allí se encontraba, cuando Casillas le comió la boca a la parienta, puedo asegurar que en el local se habría dado barra libre de algo más que de chupitos en vista de la cariñosa reacción de aquiescencia de mis compañeras de francachela. Hermandad entre los pueblos. Al gaditano no lo volví a localizar hasta las cinco de la mañana en un estado fiel a su idiosincrasia.

 Se preguntará usted, estimado lector de esta casa, a qué viene esta loa a la Hispanidad y sus gentes. Sencillo. A que no se entiende cómo un país que paraliza hasta sus locales de ocio por un partido tenga una liga que cada día da más asco. En este artículo vamos a ver sólo uno de los aspectos que nos han llevado a esta situación. El de la puta tele y el reparto del dinero.

En febrero pasado se publicó el informe anual de la consultora Deloitte, el “Money League”, también conocido como la Rich List del fútbol. En el documento se recoge y analiza información sobre los 20 equipos que más ingresos perciben cada temporada; el último publicado, es sobre el curso 2009/10. La metodología para su elaboración se basa, a grandes rasgos, en tres aspectos: ingresos por derechos de televisión, incluyéndose tanto las emisiones de las ligas nacionales como de las competiciones internacionales; ingresos comerciales, esto es, patrocinadores, venta de camisetas y otras zarandajas que por aquí, con una visión comercial aguda, se califican como “trapos con el escudo”; y, por último, los ingresos de “matchday”, la explotación a todos los niveles que cada club hace de su estadio los días de partido: abonos, entradas, aparcamientos propiedad del club, restaurantes. No se recogen, por considerarlos ingresos extraordinarios, partidas referentes a venta de jugadores, amortizaciones, impuestos, ni inyecciones de jeques. Es decir, si usted es oriundo de la capital de la Costa del Sol, no tema, a su equipo le resta un largo camino para encontrarse en esta lista. Una refundación más o dos, dirían en Deloitte.

Los dos primeros clubes de esta liga particular son, sí, lo han adivinado, Real Madrid y Fútbol Club Barcelona. Es más, el primer titular del informe, bien grande, que ocupa una página entera para él sólo es: “Se espera una batalla entre los dos grandes superclubs españoles para copar las dos primeras posiciones, como mínimo, en los próximos años.” Es decir, que la cosa está clara. No son sólo los que la tienen más larga de España, también de Europa, y no se espera que en un futuro próximo les eche nadie la pata.

El primero de todos es el Madrid. Seguro que les suenan esas noticias que da Manu Carreño al mediodía con una sonrisa de satisfacción en la cara y una capacidad de análisis y de síntesis sin igual, asegurando que el blanco es el club másricodelmundo. Tal afirmación se basa en este informe anual. El Real Madrid, según Deloitte, ingresó en el ejercicio 09/10 438,6 millones de euros. El F.C. Barcelona, segundo de la lista, se quedó en 398,1 millones. De ellos, los ingresos provenientes de derechos de emisión televisiva fueron 158,7 millones para el Madrid, 178,1 millones para el Barcelona, lo que significa un 36 y un 44% del total respectivamente. (Ya, no son las cifras que se dicen en la LFP ni en la prensa. No es ingeniería contable que se nos escamotea por parte de Botín, Florentino ni otros creadores de empleo amigos del 15-M. Aquí también entran, como ya dijimos, los ingresos por tele de la Champions. Y como el Madrid volvió a caer en octavos en 2010 y el Barcelona llegó a semifinales de Champions, ganó la Supercopa y también el Mundialito en esa temporada, ahí tienen el desequilibrio de ingresos entre uno y otro). Eso, ellos dos. Bien; ¿cómo sigue la lista, quién es el tercero que ni de coña va a coger a los primeros en los próximos años? El Manchester United. Ingresó 349,8 millones de euros, de los cuales el 37%, 128 millones venían de los derechos de televisión. 30 millones menos que Madrid, nada menos 50 menos que Barcelona. La lista sigue agrandando esas diferencias hasta el punto que, Madrid y Barcelona, si sólo ingresaran dinero por televisión, si no vendieran una sola camiseta y jugaran todos sus partidos a puerta cerrada, seguirían ingresando más que los nueve últimos equipos de esta “Money League”.

Acojona, ¿eh? Claro que después uno entra en ABC, Marca, El Mundo Deportivo, ve las noticias, los comentarios de los lectores y piensa que no es para tanto. Que repartir los derechos de televisión de forma conjunta, como ya hacen en Inglaterra, Francia, Alemania, y hasta Italia (hasta hace nada, también con un reparto a la española), es cosa de rojos. De querer igualarnos por abajo, a la búlgara. Y que si les dan tanto dinero es porque ellos los generan, que los empresarios no son tontos, el precio de la vivienda no va a bajar nunca y pagar 7 millones de dólares del año 96 por el mago Marcelinho Carioca es normal porque el mercado se regula solo y todo está muy bien estudiado. Estamos en buenas manos, sólo hay que mirar alrededor.

Siguiendo con tocapelotas que les da por mirar más allá de los titulares de Marca, el mes pasado publicó José María Gay de Liébana, profesor titular de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Barcelona (ahí es nada, catalán y economista. De los tipos a los que hay que escuchar con el ceño fruncido, la mano en la barbilla y asintiendo cada vez que no entendamos algo) un excelente estudio sobre el modelo televisivo patrio. La conclusión es desoladora. No sólo es inviable seguir por este camino, es contraproducente y deficitario. De las cinco grandes ligas europeas (y mundiales, qué cojones) la española es la tercera por ingresos de televisión, siendo superada por Premier League y Serie A. En 2009/10, la LFP ingresó por estos derechos 612 millones de euros, la Premier 1.270 (si el Manchester United se llevara de esta cantidad el mismo porcentaje que el F.C. Barcelona, un 25.2%, sería el equipo másricodelmundo de largo; significarían 326 millones de euros sólo por sus derechos de televisión de la liga. En realidad, se llevan un triste 8%)  y la Serie A, 915. ¿A qué viene este desequilibrio, si aquí están los mejores jugadores, raro es el balón de oro que no está en España, se venden camisetas a granel, tenemos seres superiores en los palcos de los estadios y los prostíbulos son peñas camufladas? A que la Premier League es una marca. De un prestigio mundial y una capacidad de negociación apabullantes. Que negocian como un todo, no por separado. La unión hace la fuerza, para entendernos. O “sinergia”, si usted tiene un MBA de universidad de pago. La liga italiana antes negociaba individualmente. Sus ingresos por televisión eran menores a los de la LFP. Desde que empezaron a negociar colectivamente han aumentado sus ingresos en casi un 50%. Quién va a pagar más por ver un Novara-Siena si lo que interesa es el Milan-Inter y poco más, diría un lector de Marca. Pues parece que muchos pagan más por el lote completo que por el partido estelar. Y todos se benefician de ello.

Esta semana se ha publicado que habrá partidos a mediodía, el domingo a las 22:00, que se quiere potenciar el horario de las 15:00… porque así se vende a los chinos y todos sacarán más dinero. Gilipolleces y molestias innecesarias para beneficiar a los dos de siempre, que, encima, no van a jugar nunca a mediodía, como ha reconocido Roures, porque están “en un estamento superior”. Decid conmigo: hijos de la grandísima puta. El resto, a poner culo y cama. O se empieza a negociar colectivamente, o esto no se sostiene por ninguna parte. Que igual a Cristiano sólo le da para un deportivo al año, pero a cambio la supervivencia de todos sería posible. Y no sería normal que el subcampeón de liga le meta 6 en su campo al tercero y al quinto en la recta final del campeonato, a los que mantiene a más de 20 puntos.

Modelo televisivo por el que abogan Madrid y Barcelona de cara a 2014.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Mi reino por una lavadora

2 Respuestas a “Bien jodidos: la puta tele y el fútbol

  1. Pingback: No se vende un palco VIP. Y la culpa es tuya, so tieso | Palanganismo exacerbado

  2. Pingback: Futbol En La Tele | TagHall

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s