Archivo de la etiqueta: Málaga

La machine de George Louis

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE (Háganme el favor de pronunciar mentalmente el título de este cronicón, o de viva voz si son ustedes celadores de un hospicio y quieren enseñar la verdad de la vida, el fútbol, y el amateurismo en esta mañana de domingo a los chavales, no como si estuviera escrito en inglés, pues no hay nada más cateto y propio de los locutores deportivos televisivos y radiofónicos de este país que pronunciar los nombres extranjeros como (aproximadamente) piensa el perpetrador de la retransmisión que se dirían en inglés. De ahí que todas las W de los alemanes las pronunciemos como U. O que lo de arriba sería una especie de “Yorch Luis”. Y no. Imagínese, camarada lector, apoltronado en un sillón de mimbre. Una camisa de seda, desabotonada, por toda indumentaria. Juguetea con su collar de perlas de metro y setenta y cinco centímetros, mientras mira a un señor bajito, calvo y en chándal que entra en la estancia y la encuentra a usted mordiendo una de las cuentas de su collar, darle una fumada a su cigarrillo que pende de una boquilla de tres palmos de largo y, mientras mira al enano entrar, usted mantiene el humo en la boca, lo deja escapar poco a poco, para, a continuación, con la mejor voz de putón de que sea capaz, diga algo así como “Chogch Luí”. Esa es mi imagen mental para decir el nombre del Pastor de Casilda en francés y me sale como si acabara de escapar de un prostíbulo del departamento de Provence-Alpes-Côte d’Azur.)

Ni uno solo del más que probable millar de exámenes que habré hecho en mi vida lo aprobé sin copiar. Cambiazo, profesor subnormal con el que es un crimen perder una tarde estudiando si sabes que no habrá problema en hacer el examen con el libro sobre las rodillas, echar un ojo a un compañero, chuletas. Lo que sea. Gracias a esta manera de encarar los desafíos académicos desarrollé una memoria fotográfica incompleta: me acuerdo de todo lo que leo, pero no puedo recordar nada palabra por palabra. Por eso, pido disculpas por no acordarme de los nombres de los protagonistas de la anécdota, pero aseguro que es real y que podrán leerla en la biografía que Paul Preston escribió sobre don Francisco Franco Bahamonde. Resulta que en los 60, durante el nunca bien ponderado desarrollismo, Cerillita manda como nuevo embajador ante la Santa Sede a un meapilas del Opus. Familia numerosísima, duchas frías, misa y comunión diarias en gracia de Dios, y cilicio los viernes. Uno de ese plan. El día de entrega de las cartas credenciales le dan un pequeño refrigerio como homenaje. Una bagatela. Una pequeña kermesse, se diría hoy, que el Santo Padre es natural del Río de la Plata. Topa con un alto cargo de la curia. Un cardenal italiano que sabe que a Dios se le puede servir de muchas maneras y que ese imbécil que tiene ahora ante sí representa al país de mierda que sumió al suyo en las tinieblas y se cargó, nada menos que, el Renacimiento. Al tano le cae bien el español. Cuando se despiden, le dice, “oiga, y usted ¿es creyente o está en el secreto?”

Sampa, el Pastor de Casilda, está en el secreto. No es un imbécil, como, lo reconozco, pensé en un primer momento. No se cree nada de lo que dice. Porque lo que dice, desengañémonos, es como un muro de Facebook de una treintañera recién parida. Quién podría estar en contra de ir siempre a por el contrario, de pasar a la historia por cómo se jugó y no por lo que se ganó, de erradicar el hambre y la mortalidad infantil en el mundo o de que nada menos que todo el universo conspira para que consigas lo que deseas si lo pides muy muy fuerte, pero muy fuerte de verdad, tía. Nadie. Pero todo eso es mentira. Es imposible, no se puede. Este es un mundo muy cabrón. Sampa, que vivió el Proceso de Reorganización Nacional en sus carnes, lo sabe. Y tanto que lo sabe, como que se libró de una estancia a gastos pagados en la ESMA gracias a que su padre era madero y le decía a qué reuniones ir y a cuáles no. A la Juventus que vaya a buscarla a su campo un Agnelli, mi equipo, no. Si voy a jugarme pasar a octavos de final de Shempions a un estadio hostil y me vale perder por la mínima, no tengo ninguna pega en salir sin delanteros. Y si me tengo que enfrentar a un equipo que lleva un pobrecillo que sí que se ha creído a pies juntillas las mamonadas de Bielsa y le meto un gol de córner, que yo iré de someter con la posesión pero tengo un índice de acierto en jugadas a balón parado apabullante, te voy a dar la pelota y voy a quitar a Guti HAZ por Kolo (digan conmigo, “qué huevos”) porque así voy a tener espacios a la contra sin esa rémora del 22 a quien ayer se cargó con toda la razón del mundo y te voy a meter dos más. Como diría Diego Pablo Simeone antes de que lo poseyera el espíritu de Paco Jémez: “para ti, la posesión; para mí, los espacios”. Y anoche, con 10, sencillamente, no se jugó más. Eso no es menottismo. Eso no es bielsismo. Eso parece contradecir al Huracán del 73. Eso es ser listo como el hambre. Un tahúr. Un embustero. Un yonkigitano. Uno di noi. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A toro pasado

Muere un malagueño al morder accidentalmente su propia lengua

Trágico suceso el que nos llega desde la colonia británica del sur de España capital de la Costa del Sol. Según un teletipo de la agencia EUROPA PEX que acabamos de recibir en la redacción, un malagueño ha fallecido este mediodía en su domicilio en extrañas circunstancias. Fuentes de la investigación consultadas por esta humilde bitácora aseguran que, exactamente, el triste suceso aconteció “a eso de las tres y cuarto, cuando empezaban los deportes de Canal Sur”. Y es que, tras sendas informaciones sobre Real Madrid y Fútbol Club Barcelona, la cadena autonómica tuvo a bien dar cobertura a una noticia que afectaba directamente a tres equipos de su comunidad. Aunque hay que esperar a que se realice la autopsia definitiva, los primeros indicios recogidos por los agentes que llegaron al domicilio malagueño arrojan que el individuo mordió de manera accidental su propia lengua mientras luchaba duramente contra la espina de un espeto que le había salido contestón. La cosa no hubiese pasado de una simple anécdota doméstica si no fuese porque el malagueño (que no malaguista, esa especie aún no ha sido posible avistarla en ningún lugar) tenía en su organismo en el instante de la mordedura el veneno equiparable al de diecinueve cobras. Esa dosis resultaría letal para cualquier ser humano, y provocó la muerte inmediata. Las Fuerzas del Orden acudieron al lugar de los hechos como respuesta a las incesantes llamadas de buena parte del vecindario, que, según hemos podido saber, llamaron a la policía ante los constantes gritos que procedían del piso del fallecido. “Que nos echen si quieren, pero que no metan al Sevilla. ¡Por el Sevilla no!”, se oyó en numerosas ocasiones, seguido de sonidos de naturaleza insólita, como toses, arcadas severas y otros imposibles de determinar. Se espera que mañana se instale la capilla ardiente de este mártir de la causa antiplatinesca en el estadio de La Rosaleda, en lo que sin duda representa un detalle emotivo por parte de las autoridades malagueñas, puesto que el edificio es suyo y nadie le paga un duro por hacer uso de él. Sigue leyendo

21 comentarios

Archivado bajo Relaciones de sucesos