Archivo de la etiqueta: José María del Nido

Una de película

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE Hace cien años, durante el apogeo del cine mudo, los espectadores no echaban nada en falta. Aunque hoy nos pueda parecer que el cine estaba limitado desde antes de la llegada del sonoro, a su tatarabuelo, el protofriki fan de Keaton y Murnau, se la sudaba que no hubiera sonido. Más aún, le importaban tres cojones los intentos de desarrollar un cine sonoro, considerándolos cosas de cuatro chalaos. Se había acostumbrado a un lenguaje basado en la pantomima, la imagen y el movimiento. Si alguien quería oír diálogos, se iba al teatro. El cine era otra cosa. Algo nuevo, independiente, que le acercaba historias, planos, paisajes y héroes nunca vistos, con su propio modo de expresión.

Una vez llegó el puto sonoro, me cago en “Cantando bajo la lluvia”, los principales creadores cinematográficos lo vieron como una limitación, más que como una posibilidad de perfeccionamiento de su arte. Habían estado años buscando soluciones expresivas ajenas al lenguaje que le daban al cine un carácter genuino que ahora, con la palabra, perdería. El público, veleidoso como siempre, se volcó con el cine sonoro y aquí estamos. Menos mal que en España aún quedan actores puristas, como Mario Casas, que nos ahorran cualquier sonido inteligible para que pongamos los cinco sentidos en seguir la historia más allá de meras verbalizaciones. Sigue leyendo

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Mejor fuera que dentro

La propiedad es un robo

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE Suponemos que conocen el chiste; dos amigos se encuentran en Rusia a finales de los 90. -Qué putada que todo lo que nos contaron del comunismo era mentira. -La putada de verdad es que todo lo que nos contaron del capitalismo era verdad-, le responde el otro. Ah, el 92. Desaparecieron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y el Sevilla Fútbol Club, los dos pilares que sustentaban toda mi infantil ilusión en un futuro mejor para el ser humano, para dar paso a dirigentes mafiosos, sinvergüenzas, sátrapas y tiranos, de un lado, y a un país que intenta recuperarse del expolio sufrido, por otro. Cómo nos la metieron doblada. El club desapareció y dio paso a una sociedad anónima, uno de los más brillantes inventos del capitalismo, pues basa el funcionamiento de estas entidades en la irresponsabilidad. Como las funciones del rey. Gracias a esta figura jurídica podemos asistir a espectáculos como el de ayer, en el que unos administradores que presentan pérdidas son reelegidos por el 96% del capital representado. Porque aquí, como siempre, vota el dinero.  Sigue leyendo

5 comentarios

Archivado bajo Relaciones de sucesos

¿Quién quiere casarse con mi hijo?

PEX CORRESPONSALÍA AVENIDA DE LA PAZ La democracia es una mierda. Así, sin más. Los griegos, esos seres a los que la vida le va de la única manera que le puede ir a descendientes de violadores de niños, enfermos mentales que se iban a la guerra en calzoncillos, poetas, filósofos y demás calaña, nos hicieron creer que es la mejor forma de gobierno. Pero no lo es y no hace falta abrir un periódico para darse cuenta de ello. Sin ir más lejos, en el bloque de éste que les escribe vive un señor que se dedica a ponerle cabezas de gambas y leche a los gatos del barrio. Y sí, ese hombre tiene el mismo a derecho a votar que Punset, Pérez-Reverte, Dinio, Andrés Pajares o Pepe Mel.

Por lo tanto y aplicándolo a lo que nos ocupa, la democracia no es la solución para el Sevilla. Para empezar porque esto es una sociedad anónima deportiva donde cualquier atisbo de funcionamiento democrático está descartado. Los griegos no son bien vistos en el Sevilla y Tsartas fue una excepción del que siempre se decía que le olía la nuca a serranito del Trini regurgitado por maromo tras noche loca en la Alameda. Además, si usted se ha podido abonar a pesar de que no cabemos (jeje), mire a su derecha, a su izquierda, al calvo de la fila de delante y a la abuela que grita “HEZUUUU” cada vez que Palop saca de puerta confundiéndolo con Navas.

Definitivamente no estamos preparados para volver a ser un club de fútbol. Posiblemente, y no sin falta de lógica, si Del Nido se presentara a las elecciones a presidente del Sevilla ganaría, del mismo modo que si se presentase a alcalde a Zoido se le abrirían las carnes. La democracia no funciona, entérense. Sigue leyendo

7 comentarios

Archivado bajo Mejor fuera que dentro