Archivo de la etiqueta: Jesús Navas

El niño que regalaba lo que no tenía

Dicen que hay un día en la vida del hombre que lo cambia todo. Un instante en el que se torna imposible volver a atrás y, sin más remedio, ya nada vuelve a ser como antes. Para bien o para mal. Cuando llega, te das cuenta de que los sucesos  que considerabas importantes, pues bueno, quizás sí que fueron reseñables, pero no tanto. No tan determinantes. Así, la vida del soldado cambia para siempre, por mucha mili que llevase encima, el día que le clava el cuchillo en el costado por primera vez al enemigo. Igual que el pintor cuando vende su primer cuadro, el juez que firma su primera sentencia o el pobre desgraciado que regresa antes a casa sin avisar y se encuentra a su inocente cónyuge encamada con un fulano que parece tener algo que ella necesita urgentemente, porque no deja de pedírselo con ahínco.  Por ejemplificar un poco esta teoría, Scorsese hizo la destacable Mean Streets, pero llegó el momento del estreno de Taxi Driver y listo, ya lo tenemos ahí. Punto de no retorno hacia la genialidad. O Dylan, que se metió en un estudio a grabar versiones de folk y, cuando le dejaron cantar las suyas, se sacó de la manga el Freewheelin’ y para qué les voy a contar a ustedes a dónde ha llegado ese muchacho hasta hoy. O James Gandolfini, cuando le dijeron que le daban el papel de una serie que empezaba con unos patos okupando una piscina. Un instante, un día, una obra que inicia el camino, que luego tendrá, claro está, numerosas subidas y bajadas. Por tanto, una vez que en PEX hemos abrazado con firmeza el determinismo, al menos durante los próximos renglones, podemos afirmar que Jesús Navas nació para mearse en las cachas de Asier del Horno, volver loco a Lacruz y disparar después con la zurda para que la pelota entrase en una de las porterías de San Mamés. Para graduarse en La Catedral, marcando por primera vez desde que jugaba con los grandes. Con una camiseta morada, el número 31 a la espalda y cara de niño. La misma, o casi, con la que, ocho años después de aquella noche bilbaína, se va.

Sigue leyendo

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Pajas y mamadas

Una caraja que lo complica todo

Complicado de analizar el partido de esta noche. Se ha podido salir goleado y se ha podido ganar. Los chotos andan calientes quejándose de dos cosas; la primera, un fuera de juego de Adriano de hace siete millones de años, en el partido de ida de una eliminatoria copera, con muchos minutos para remontar. La segunda, la genialidad de Navarro y Spahic en el partido de Liga, que hasta el hueleculos de su delantero tuvo que pedir perdón por ser tan idiota. Y un choto caliente sólo puede significar una cosa: agua. Llorar, llorar y llorar. Y con esa premisa fueron al estadio, a quejarse por todo, a gritar como becerros. A lo que van siempre, vamos.

Sigue leyendo

7 comentarios

Archivado bajo A toro pasado