Archivo de la categoría: Se nos apareció la Virgen

Dios estuvo con nosotros

NOTA DE LA REDACCIÓN: Este artículo se escribió días antes del último Sevilla Fútbol Club-F.C. Barcelona. Aunque pueda parecer lo contrario, las menguadas luces del autor no pretendían justificar aquel atropello, sino que se puso a aporrear teclas sin orden, plan ni propósito alguno como es habitual en él (y como quedará claro al que tenga el valor suficiente para tragarse este catálogo de incoherencias), le salió esto y, una vez terminado, Mateu Lahoz perpetró su villanía con posterioridad.

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE “Nunca salgas de casa sin ella”. Este sabio consejo, una puta frase hecha en referencia a la suerte, la potra, la pura chorra, me lo dio el oldface en el fondo sur del Santiago Bernabéu la tarde del 3 de febrero de 1991. Llevaban transcurridos pocos minutos del Real Madrid-Sevilla de la temporada 1990/91 cuando José Miguel González Martín del Campo penetra en el área y coloca un certero disparo en la escuadra izquierda del marco defendido por Juan Carlos Unzué, hermano de Eusebio, el cual ese año llevaría a Miguel Induráin a ganar su primer Tour de Francia. El meta navarro hace una excepcional parada enviando el esférico a córner. Con toda la parroquia madridista echándose las manos a la cabeza, mi santo padre me dijo la certera sentencia que encabeza estas líneas. De aquel viaje sólo recuerdo una portada de “El Jueves” que vi en una venta de la entonces N-IV, magnífica vía radial por la que se llegaba desde Sevilla en ocho horitas de nada a la capital de las Españas, en la que se hacía mofa de que ya hubiera prisioneros americanos en la guerra del Golfo, y aquella frase. Se podía haber metido la sabiduría popular por el culo. Porque, si usted no ha caído en la cuenta de qué partido hablamos, aquel 3 de febrero fue el día del 7-0. Qué partidito dieron entre el actual entrenador sevillista y Rafael Gordillo Vázquez, “el vendaval del Polígono” nacido en Almendralejo. Sevillanía pura verdiblanca, ya saben; este de Almendralejo, Del Sol de Soria; pero todos sevillanos porque ellos lo valen. En fin; criaturitas, mundos paralelos y partidas de nacimiento ficticias aparte, decíamos que allí estaba su seguro servidor y, entonces, protocorresponsal santiponcero en el Santiago Bernabéu. Qué repaso nos dieron. Y qué cosa más hija de puta de equipo, que parecía que les debíamos dinero. Yo estuve a punto de gritar gol cuando pitó el final del partido don Joaquín Urío Velázquez, colegiado guipuzcoano que dos años y medio más tarde le regalaría el título de campeón de la Copa de S.M. el Rey al Real Madrid Club de Fútbol en el entonces Luis Casanova ante el Real Zaragoza, ignorando penaltis a los aragoneses y haciendo la vista gorda ante los hachazos de Villarroya, Nando, Sanchís o Hierro, angelito este último que ahí sigue, sin condenar la violencia, pedir perdón a las víctimas ni entregar las armas. Cuánta mierda he tragado, Dios santo. Sólo me falta el 8-1 en La Romareda de la 87/88 para tener el paquete completo de desgracias y humillaciones imborrables en nuestra historia.  Sigue leyendo

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Memorabilia, Se nos apareció la Virgen

El que te robaba en el instituto es un yonki que pide en la puerta de un supermercado y tú, con tu uniforme de reponedor, lo miras con desprecio

PEX CORRESPONSALÍA AVENIDA DE LA PAZ Este artículo se empezó a escribir todavía bajo la lluvia dorada de hostias que cayó en la Supercopa y miren a la fecha que estamos, pero un servidor, tras dar vergüenza ajena por el twitter, se puso delante de su teclado porque ya está bien que se caguen en las madres de los compañeros de blog y la de uno esté aún vestida de limpio. Y dándole vueltas al tema, creo que la mejor manera de lograrlo es con una frase contundente que haga las delicias del becario que a cambio de 1,5 créditos de libre configuración se dedica a poner esto por la internet: Yo me cago en los muertos de Osasuna, de Pamplona entera y de la figurita de los chinos que tienen como patrón.

Sigue leyendo

7 comentarios

Archivado bajo Se nos apareció la Virgen

Si en Cádiz hace Levante, en Lille canta la gallina

PEX CORRESPONSALÍA AVENIDA DE LA PAZ A grandes rasgos, el efecto mariposa consiste en que el aleteo de un insecto en las inmediaciones de la central nuclear de Fukushima puede provocar que la ingesta de un mollete de pan mojado en el caldo de una tarrina mediana de caracoles adquirida en El Cateto siente nada más que regular, provocando la ausencia de solidez en la deposición de quien ingiriera dicho alimento. ¿Qué tiene que ver esto con el Sevilla? Pues más bien poco, pero comenzar una sección dedicada a momentos que fueron claves para los éxitos del Sevilla con un párrafo en el que se introducen las palabras tarrina mediana de caracoles no me pueden negar que tiene mérito.

Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Se nos apareció la Virgen