Amateurismo y peronismo

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE  Sampa militó en la Juventud Peronista. Descubrí este dato al leer una entrevista que le hacen en el último número de la revista Panenka, entrevista que, por cierto, aparece tras el mejor artículo que se haya escrito nunca sobre los últimos diez años de toda la polla del Sevilla Fútbol Club, redactado por este chavalote, a quien se le ve un tío sano a la par que atractivo, soltero y siempre receptivo para el jaleo, queridas lectoras. No es dato baladí. Que Sampa sea peronista, digo. Lo otro, tampoco, claro, pero vamos a lo que vamos. El peronismo es un movimiento político tan heterogéneo que te puedes encontrar desde terroristas de extrema derecha a grupos guerrilleros como los Montoneros. Una especie de yin y yang donde no hay en absoluto equilibrio, el yin es Reinhardt Heydrich, el yang Sor Ángela de la Cruz. Algo tan amplio que, imagino, porque en realidad no tengo ni puta idea de lo que hablo, casi equivale a ser argentino. Quien quiera ahondar en esta esquizofrenia de los españoles del Río de la Plata, puede ver esta película, que tiene un título bien bonito, de tango, hay hostias por un tubo, y todos, aunque parezca mentira, se hacían pajas con don Juan Domingo Perón.

No escapa a esa esquizofrenia, don Jorge Luis. Dice que Perón es la personalidad más notable que ha dado Argentina. Y es fan del Che. Como ser fan de Rodrigo Rato y tener tatuajes de Durruti. Ahora miren su aspecto. Esas gafas de Calculín. Esa voz de carajote. Su temita de ser recordado no por ganar sino por cómo ha ganado. Observemos ahora su porte de recién licenciado de presidio. Esos tatuajes. Su admiración por grupos que vendrían a ser los Camela de Argentina. Y lo de sacar la pelota desde atrás, mamonear con ella, tener ayer en San Mamés un espacio entre defensa y medios del tamaño del condado de Treviño, dar un pelotazo con los defensas a la altura del área pequeña, que gana de cabeza un jugador del Athletic y, o bien tienes a Usain Bolt como último defensor, bien no dejas en fuera de juego ni a tu puta madre. No es que nos tome por tontos, no es que sea incoherente. Es que es peronista.

Mes y pico después de la última die Chronik (todo suena más tétrico en alemán) no jugamos a una mierda, titos. No entramos por banda. No entramos por el medio. El Sevilla necesita unos 42 minutos de media para tirar a puerta. El viernes, medio borracho, vi Moneyball. Llorando a moco tendido, pensé, joder, esto quiere hacer Sampa. Cambiar el juego. Tiene un compromiso para darnos espectáculo, no escucha y sigue. Por eso le dan caña. Porque amenaza lo establecido. Ganso es nuestro Hatteberg. Lillo, el gordo drogata de El lobo de Wall Street. Vamos a follárnoslas a todas. Horas después, el hígado y los riñones cumplen con su obligación, te sientas a ver el partido y llega esa hija de la gran puta de siempre: la realidad. Aunque esperamos que Sampa haga un Billy Beane o, sencillamente, un Juande o un Unai, es normal que parte del sevillismo se cague en todo cuando ve cabronadas como la de ayer. Repasemos, sin más, el juego de los 14 mamones que ayer llegaron a la marca de 22 partidos seguidos sin ganar fuera de casa en Liga.

Sirigu: Fijo que es misino. Del MSI, Movimento Sociale Italiano. Lo que fundaron los fascistas después de la Segunda Guerra Mundial. Fascistas que en su mayoría habían salvado el cuello convenciendo a los partisanos de que, coño, llevo persiguiéndote, encarcelándote y puteándote más de 20 años, pero, te lo juro, a mí nunca me gustó el Benito ese. Sampa, en su izquierdismo, debería recordar a don Antonio Gramsci, cagarse en las confluencias y no tolerar ninguna componenda, y, como bien advertía el más digno paisano de Sirigu, pasar a todos los traidores por las armas.

Kolo: Que se vaya ya.

Pareja: Se le ve hasta la mismísima polla de la historia de sacar el balón jugado. Pase atrás, pase a Mercado, y voleón cuando ya está encerrado. Tal vez debería haber demostrado más argentinidad cuando empezó a darse leña con Aduriz. Si pudo Spahic, tú también podías, Nicolás, cojones.

Mercado: Otro que le debe media vida a don Juan Domingo y sus planes para desarrollar una justicia social efectiva. Porque, por su aspecto, este no tiene mucha pinta de descendiente de emigrantes europeos, no. Me tiene un poquito harto con la jugada que de momento es paradigma de Sampa y que ya hemos detallado con escrupulosidad finlandesa más arriba. Siempre es el último defensa en salir y en validar la posición de los atacantes contrarios. Por ejemplo, la primera que tiene Iñaki Williams (qué nombrazo, Dios). Pero el hombre da lo que tiene y ayer saca un par de ellas cruzándose que, bueno, le da para cubrir el expediente.

Mariano: Creo que está hasta los cojones. Lo mismo sube en diez jugadas seguidas que se tira cuarenta minutos desaparecido. Que tu equipo salga por la izquierda con Kolo, en lugar de hacerlo por la derecha contigo, y no pegar dos voces, te cualifica como un bendito de Dios que merece mejor suerte.

Kranevitter: Oye, pues ayer no anduvo mal, ¿no? Además, al final del partido le escuché algo así como un “estoy jodido porque esto es un equipo grande que tiene que ganar en todas partes” o algo así que hizo respetarlo un poquito más.

Vincenzo: Tiene cuatro o cinco hijos, es abonado del Sevilla y del Levante, capitán y taurino. O sea, seguro que es falangista. Pero es nuestro falangista. Si ya encima dice que, venga, me pongo de portero, ¿cómo no amarlo? Me pasa un poco como con Mariano. Me da cosa verlo jugar en esta casa de putas porque sospecho que está a nada de cagarse en Sampa y en todos sus muertos. Sé que son millonarios y que es su obligación, pero no puedo evitar sentir una cierta vergüenza ajena, por llamarla así, cuando veo a un jugador en su situación.

Nasri: Nuestro Henri Alleg. Para los dos o tres que no lo sepan, Henri Alleg fue un independentista argelino, periodista y miembro del Partido Comunista Francés. Un señor merecedor de una mano de hostias, por tanto, tarea a la que se consagraron con empeño y afición los paracaidistas de Jacques Massu. Aquí el amigo no soltó prenda (que ya hay que tener huevos), escribió un libro que ya tardan en pedir para así entrar por la puerta grande en los ficheros de la NSA, con el que provocó una crisis de cojones en Francia, país en el que, ya saben, son medio tontos y si se tortura se montan pifostios nacionales y no lo solucionan todo con un “dice que lo torturaron porque se lo manda la organización, cojones”. Por hablar un poco de balompié: creía que aquí venía un fiestero que iba a ser el ídolo de los canis de la ciudad y el nota parece que se crió en la Puerta de Carmona, corre y se ofrece lo que no hay en los escritos y no me extrañaría que le explicara a los argentinos qué es el verdadero sentimiento sevillista. Desde Rakitic no veía a un gachó no esconderse ni un minuto. Voy por el barrio siempre pendiente de si me lo cruzo, porque algo de eso tiene que haber. Nuestro tema con la morisma francesa, asunto a estudiar por la sociología del futuro.

Sarabia: Fichaje de los que molan de Monchi. A lo Escudero o a lo Váitol. Durante la primera parte me recordó un poco a otro que vino del Getafe, Manu del Moral. Pero el nota no para de intentarlo, pone el centro del gol y digo yo que a alguien habrá que salvar.

Correa: Dudo mucho que sepa quién fue Juan Domingo Perón. De hecho, dudo bastante que sepa situar Sevilla en un mapamundi. Me parece sencillamente increíble que un nota tan amamonao sobreviviera a las ligas de escalafones inferiores de, nada menos, Argentina. Todavía más: que triunfase en un equipo de reverendos hijos de puta como Estudiantes de La Plata. Mucha calidad, pero, hijo, más vivo, hostia.

Carlos Fernández: Es vecino de mi tía en Castilleja de Guzmán. Aparte, sevillista y canterano. Respeto y amor eternos. ¿Qué vamos a decirle a un chaval que juega solo en punta en unequipo que necesita 27 minutos para pasar de la línea de medio campo?

El señor Machín: Que tiene que jugar siempre, peronista de mis cojones. Si-em- pre.

Guti HAZ: Empieza a tocarme los cojones que cada vez que sale parezca que viene de correr un Iron Man.

Vietto: a lo suyo. Na de na.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo A toro pasado

8 Respuestas a “Amateurismo y peronismo

  1. Anónimo

    Ya ha habido declaraciones de Iborra sobre lo de casarse en Sampaoli

  2. Pedro Barco

    Es temprano o puedo ir cagandome ya en el Menotismo y en su puta madre?

  3. JAC

    Lillo es la rémora, el peso muerto ideológico en el banquillo. Maldita la hora!

  4. Buena nota…Interesante punto de vista de un español sobre Argentina…No está tan errado..aunque incluso para los argentinos es muy, pero MUY difícil describir la mescolanza caótica que somos como pueblo, porque de identidad ya ni hablemos, somos el peor quilombo del planeta.

    Veo que putean a jugadores que (al menos para una gran cantidad de gente) se tiene por buenos, como Vietto, Correa, Kranevitter (este es bueno en serio, denle tiempo), aunque para mi deberían apuntar al pelado vendehumo que los dirige.
    Yo no creo que todo el plantel del Sevilla sean tan horribles (vi varios partidos este año). No es la gran cosa, pero tiene con qué pelear un puesto entre los 5 primeros, sin duda….Es el técnico. Es de la escuela bielsista. Una inmensa fila de charlatanes que admiran e intentan copiar a un tipo muy elocuente, muy inteligente para declarar, muy obsesivo del juego, pero que fracasó demasiadas veces como director técnico.
    Si ya al maestro se le complica eso de llegar a ganar títulos, imaginense a sus minions. Y Sampaoli es uno de ellos. Tipos tan necios como para imponer la táctica sobre el material. No juegan de acuerdo a lo que tienen, sino al revés.
    Pregunten en cualquier lado lo que dejaron estos tipos (Martino, Sampaoli, Vivas, etc) y van a entender.

    • Hombre, a Kranevitter no se le da caña, al menos en este post. El tipo no estuvo nada mal el sábado. A Correa se le adivina mucha calidad, pero de momento es excesivamente lento y frío. Y Vietto, a pesar de ser el máximo goleador del equipo, aún no ha hecho gran cosa, el sábado, sencillamente, nada, aunque también es cierto que sale a falta de 20 minutos. Todo el puteo va por el tono del blog, digamos que irónico/hiperbólico, con tendencia a resaltar siempre lo malo o lo ridículo. Me alegra que te parezca acertado el pequeño comentario sobre el peronismo, es cierto que, como digo en el texto, tenía muy poquita idea de lo que hablaba. Eso sí, espero que te equivoques en tu diagnóstico sobre Sampaoli. No por él ni porque me adhiera a su idea del fútbol, sino porque que triunfe será lo mejor para el Sevilla.

      Un saludo.

  5. Y no nombren a Menotti, el peor sida que parió el fútbol. El rey de los charlatanes.

  6. Anónimo

    Illo, mierda en el teclao para aburrir, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s