Fútbol Club Barcelona – Sevilla Fútbol Club

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE Don Juan Belmonte, la primera vez que toreó en Barcelona, hizo dos descubrimientos que, en su condición de sevillano de bien nacido en la calle Feria y que nunca pisó Triana hasta que el padre debía hasta de callarse, le parecieron sensacionales: que las putas de las Ramblas se tocaran con un sombrerito y que los catalanes sacaran tabaco para ellos solos. Al contar esto en el puestecillo de agua sito en la calle San Jacinto donde paraba con sus camaradas, ellos sí, trianeros, no le querían creer, sin darse cuenta de los incontables lazos que los unen con el pueblo catalán. Ambos, trianeros y catalanes, se creen alguien por haber nacido más allá de un río; llevan a gala unos delirios de grandeza ciertamente misteriosos para pueblos que no han hecho nada destacable en toda su historia; y se apropian, falseando el pasado sin el menor sonrojo, de personalidades que dieron a los siglos y al orbe las naciones que ellos tanto denuestan. Yo les daba a los dos la independencia. Por puro hartazgo. Y que el año que viene unos jueguen su liga con el Palamós y otros hagan estación de penitencia a Santa Ana. De un plumazo, nos quitamos de en medio la monserga de los “valors”, los izquierdos sin venir a cuento y arreglamos la Madrugá para siempre. Que ya está bien de contemplaciones.

Algo funesto debimos hacer los sevillanos para aguantar a estos vecinos y su esquizofrenia ontológica. Pero que, cada vez que nos dé por ganar la UEFA, un equipo español haga lo propio con la Copa de Europa, ya suena a cachondeo. Para colmo, la única vez que jugamos la Supercopa de Europa contra un equipo al que no vemos, como mínimo, dos veces al año, el partido fue el más triste de toda nuestra historia. En fin. Como estamos en verano y en algo hay que emplear tantas horas en que no puede uno ni asomarse a la calle y una vez dejado claro que no podré volver a cruzar el puente de Isabel II en lo que me queda de vida, vamos con el análisis detallado del rival que se medirá al Sevilla Fútbol Club el próximo día 11 en Tiflis, ciudad que encontró ideal para un buen defenestre otro paisano ilustre, don José Díaz, secretario general del Partido Comunista de España. Con todos ustedes, el ejército desarmado de la yihad internacional, el Fútbol Club Barcelona.

Ter Stegen: Evitar goles debe de ser cosa de castellanos con aliento apestando a ajo, porque no le recuerdo un portero ni medio decente a estos notas. Zubizarreta era un chiste, mejor no hablar de Busquets, Lopetegui y Angoy el yernísimo; la deriva en la portería azulgrana en el cambio de siglo, con los Hesp, Arnau, Dutruel, Reina o Bonano, fue tan demencial como un consejo de administración de Bankia. Al final, Víctor Valdés. Sí, porterazo. Pero hablemos claro; lo que hizo con el Barcelona fue un Federico Julián: cagarla sin descanso durante muchas temporadas para, cuando al fin explota, irse como un maldito judas. Al gachó este, como sólo jugaba en Champions, le he visto un partido en mi vida, la final de Berlín, donde se comió el único tiro que le llegó entre los tres palos. El Ernesto Javier de Chernóbil, Yevhen Olehovych Konoplianka, lo bombardeará a zambombazos desde el coño de su hermana y Ter Stegen podrá postularse al premio a la mejor parada de las competiciones uefereas 15/16.

Jordi Alba: Y empezamos la droga dura de estos chavales de Trianunya: los embustes sobre canteranos. Cuidado con este: entra en la Masía con nueve años, con dieciséis lo mandan al carajo, lo ficha el Valencia por una pringá y los guardianes de la llama eterna de Rinus Michels, Cruyff y la cantera del Ajax, lo repescan años después por 14 millones de euros. El talento empresarial de la burguesía catalana. Nacido en Hospitalet, Alba es fiel a su prosapia: juega como un grifota, da las hostias que no debe para la cara que tiene y se cree mucho mejor de lo que es.

Gerard Piqué: Otro. Cambiamos en el cometario sobre Alba Manchester United por Valencia y tenemos su biografía. A pesar de que sin Puyol al lado se le ven las vergüenzas, el tío nos parece muy bueno. Sólo tiene un problemilla: es imbécil. Yo comprendo que tener encima del nabo a Shakira haciendo virguerías con las caderas y con la chocha puede hacer que te lo creas un poquito, pero tápate, tápate que en este país, el de verdad y el tuyo imaginario, hay muy mala hostia y mucha envidia. Si a esto unimos que cuando lo llama la selección es más falso que un estudiante gaditano en una facultad de la Hispalense, es normal que lo odien en casi toda España.

Javier Alejandro Mascherano: Don Josep Guardiola, en su etapa como entrenador barcelonista, consiguió superar a su maestro Johan Cruyff. Tanto en juego como en resultados, su equipo mejora al Dream Team de los 90, a pesar de que el segundo baremo sea una ordinariez, y, donde el Johan decía un irresponsable “salid y divertíos”, el de Santpedor les ponía un vídeo de Gladiator. Ahora bien, fichando era igual que su mentor. O, en palabras de José Luis Núñez, “estos fichajes los hace hasta mi portera”. Cuando quiso inventar, recordando las cagadas de Sánchez Jara o Korneyev, se trajo a Chygrynskiy, a quien sólo le daba la titularidad contra el Xerez, la Cultural Leonesa, el Málaga y gentuza ibérica por el estilo. El 5 de enero de 2010 llega al Camp Nou un equipo del pelaje de los anteriores, el Sevilla Fútbol Club de Manolo Jiménez. Guardiola no lo duda: el ucraniano titular. Una semana después, un equipo de Guardiola caía eliminado por primera vez a doble partido y, ante la debacle, hay dos cabezas de turco: los árbitros, que sólo habían anulado dos goles legales en 180 minutos a los sevillistas, y Chygrynskiy. El verano siguiente le da larga al coleta y se trae a Mascherano, a quien sitúa de central, como el mascanabos de Cruyff ponía a Eusebio de lateral porque “quería que se crease el juego desde allí”. Pero qué hostia tienen. La pregunta, obvia, de qué clase de suicida pone de central a un tío de 1,73 que nunca ha jugado en esa demarcación, se la podrá responder gustosamente Juan Cala o Muñiz Fernández.

Daniel Alves: Ni Kanouté ni pollas en vinagre. Este. Este cabrón es el mejor jugador que se ha puesto la camiseta del Sevilla Fútbol Club en toda su historia. Juega de lateral porque en algún sitio habrá que colocarlo, pero podría ser extremo, mediocentro, mediapunta, de delantero en San Petersburgo lo hizo del mamazo cuando expulsaron a Kepa y, si algún día se alinean los astros y expulsan a Ter Stegen con los tres cambios hechos, yo lo pondría de portero. Futbolista total que no habría desentonado, qué coño desentonado, habría eclipsado a medio Brasil del 70 y con él en el equipo al del 82 no se le escapa el Mundial. Los “sextetes” y la eclosión termonuclear de Messi coinciden al milímetro con los mejores momentos de la bestia parda esta. Como ya lo ha ganado todo, se aburre y se viste como le sale de la polla. Un hombre admirable que, a despecho de tanta virtud, es detestado en casi toda Europa. Sólo culés y sevillistas estamos en el secreto de que, parafraseando a don José Gómez Ortega y su requiebro portuense, “quien no ha levantado un título con Alves de lateral, no sabe lo que es levantar un título”.

Sergio Busquets: Tras las elecciones de junio de 1977, el innúmeras veces traidor Suárez, acojonado con el resultado de socialistas y comunistas en Cataluña, manda a Manuel Ortínez a Saint-Martin-le-Beau a por Tarradellas, que llevaba allí décadas olvidado, para frenar el dominio y prestigio de la izquierda catalana, la única que había hecho algo contra el franquismo al norte del delta del Ebro mientras los nacionalistas burgueses y futuros padres de la patria estaban tan oprimidos que se dedicaron a fundar bancos que posteriormente saquearían. Un “España, antes rota que roja” de manual. Hacer esto y empezar con las pamplinas de los hechos diferenciales y los Catalonia is not Spain, todo uno. Gracias, Suárez. Mas hete aquí que también hay catalanes despiertos que conocen su historia. Don Sergio es uno de ellos. Que tal vez no catalanice su nombre de pila porque no sabe pronunciar una africada postalveolar sonora, o bien porque es un falangista de tomo y lomo. Pero ver a este chaval repartir hostias en la medular, ponerle el codo en la sien a Marcelo, recibir las amarillas en contra con cara de asombro genuino y, para hacerlo todo aún más perfecto, regalar un único balón el año pasado para dárselo a Reyes y que el gitano pudiera armar la contra que culminó Gameiro en el empate a dos en Nervión, sólo puede recordar a un estalinista puro arrancando la mala hierba del POUM y los anarquistas en las jornadas de mayo de 1937 en Barcelona. Y que le den por culo a Orwell.

Mi rubia: Iba a poner el poema número 20 de Neruda y andando. Mejor lo enlazo y añado alguna parida de mi cosecha. Alguna noche, dentro de cuarenta años, cuando estemos los dos jubilados, sentados en nuestras sillas de enea tomando la fresca a la puerta de nuestra casa en Rakiticgrado, la antigua Pino Montano, me quitaré el pallmall de la boca y, mirando al tendido, le confesaré esto: “Iván, mi arma. Cuando era joven y libidinoso, jamás entré en el tubegalore. Nunca tuve necesidad de aliviar los cojones abriendo una página en modo de incógnito. En esos años, tan lejanos ya, si quería marcarme una biyorda sólo tecleaba en google “Iván Rakitic”, pinchaba en la pestaña de imágenes y en dos minutos estaba listo”. Y no me abrirá la cabeza, a pesar de su homofobia. Verá en mis ojos que a un tío que nos caló a todos a la primera y sabía que diciendo “servesita frehquita” y viva el salmorejo de mi suegra y los caracoles del Protasio, sólo se le puede amar intensamente, más allá de mariconismos. Es nuestro deber moral como sevillanos. Te quiero, mamona.

Andrés Iniesta: Háganme el favor de volver a ver el gol de este muchacho en la final del Mundial de 2010. España está encerrada en su área contra diez tíos. Navas la coge y se pone a correr como un pollo sin cabeza, consciente de que no sabe pegarle a la pelota ni para dar un triste voleón. Se la tocan dos negros. Renqueante, consigue pasársela a Iniesta, que, de tacón, combina con Fábregas quien se equivoca al querer enlazar con el-que-abre-espacios-a-Villa, el balón rebota en Robben y le llega de nuevo a Navas. Juega con el-que-abre-espacios-a-Villa que manda una sandía al área, despejada por Van der Cubata. Llega el rechace a Fábregas, pasa a Iniesta quien, por segunda vez en su vida, no practica un recorte absurdo, le pega a la pelota que, antes de entrar, toca Stekelenburg. La selección del toque y la filigrana te marca el gol de su vida en una contra lanzada a la buena de Dios, contra diez, toca el balón el 50% del equipo contrario por la serie de imprecisiones y toques lamentables de los jugadores españoles y acaba anotando el más tonto. Mierda de todo. El fútbol es una puta mentira del tamaño del estadio nacional de Georgia. El otro momento para la historia de Iniesta fue cuando, el pasado 6 de mayo, a la conclusión del Barcelona-Bayern, le preguntaron por el amago de huelga de la AFE y el IRPF. El manchego, con su respuesta, demostró la inmensa labor social que hace el fútbol en dos frentes: narcotiza a la clase obrera y da trabajo e ingresos envidiables al lumpenproletariado.

Neymar da Silva Santos Junior: Ojo aquí. Ojo que igual en este epígrafe faltamos a nuestra acostumbrada urbanidad y, lo mismo, no podemos evitarlo y se nos escapa algún insulto. Avisados quedan. Pero lo de este chaval no tiene nombre. Un ángel de Dios como don Jorge Andújar le dijo, en el partido del Camp Nou de la 14/15, que se cortara un poquito, que ya nos ganaban por 5-1 y no iba a sacar nada de burrear a nadie. El mierda este le tira un beso. Y a don Jorge hubieron de sujetarlo entre Piqué y el camarada Busquets en el túnel de vestuarios para que no lo matara. No aprendió nada y, topando en la final de Copa con unos señores vizcaínos con amor propio y poca tolerancia a la frustración, puso morritos a la manta de hachazos que le cayó por hacer el imbécil con la copa en el bolsillo. Culmina su serie de estupideces en la Copa América y se gana una hostia de don Carlos Arturo Bacca Ahumada. Una hostia de Bacca. De Bacca. De un tío que le vería buen fondo a Abu Bakr Al-Baghdadi. Para poner de los nervios a dos almas cándidas que no conocen el rencor y a toda la plantilla del Athletic Club de Bilbao hay que ser un pedazo de cabrón con balcones a la calle.

Lionel Andrés Messi: Un amiguete catalán, fiel lector de esta bitácora y de la cima de la literatura universal “Yonkis y gitanos” que le valdrá a su autor que en dos o trescientos años algún historiador subvencionado por la Generalitat diga que el topónimo Pino Montano es una españolización de Alt Empurdà y que esa obra fue redactada originalmente en un primoroso catalán, me dio la clave sobre este jugador: es subnormal. Es tan subnormal que le da lo mismo meterle seis al Éibar que cuatro al Bayern en unas semifinales de Copa de Europa. Para él todos los partidos son lo mismo, no los distingue, probablemente tenga que preguntar en el vestuario cómo hemos quedado cuando finalizan los partidos. Esta cualidad hace que lo juegue todo igual, que lo dé todo siempre y valga la pena pagar una entrada para lo que sea si juega el mayor defraudador de impuestos de Castelldefels. Acertadísima teoría que explica su nivel con el Barcelona y su talla de chiste con la selección argentina, con la que sí que siente presión y ahí lo tienen, que no va a ganar con ellos nada en su puta vida.

Luis Suárez: Mi clasificación del género humano se basa en quien es una buena elección para salir de fiesta y quien no. Esta norma me impide desear la muerte a don José María del Nido Benavente y me impele hacia la admiración más sincera por la figura de don Joan Laporta. Y a don Jan no le meten esta bacalá. Dicen que costó 253 millones entre fichaje, sueldo, comisiones y otras gabelas por un chaval que, vale, malo no es, pero está amamonao y no lo cambiaba por un Griezmann de la vida, sólo puede soltarlos un tío con la cara de Bartomeu, que tiene que ser un coñazo de cuidado yendo de juerga, de los que se empalman y ríen asustados cuando una moza casadera de un local de alterne les dice lisonjas amorosas al oído. Algo que nunca le pasaría a don José María, don Jan o a este que suscribe.

El vendecolchas: Luis Enrique Martínez García: En contra de la costumbre de las previas mañas, a este lo meto por dos motivos: porque ya hice la previa de la Supercopa del año pasado y en Cardiff bien del todo no nos fue y para escuchar las sabias palabras de mi señora madre, que odia con encono al nota este, vete tú a saber por qué. También odia a la nuera de Carmen Cervera, a la propia Carmen Cervera y a Fernando Lázaro Carreter siempre quiso verlo arder en el infierno. Es muy chunga, la vieja. En abril de 2005, mientras agonizaba Su Santidad Juan Pablo II, me dio este sabio consejo: “claro, no se muere porque de joven estaba taco de fuerte. La polaca anticomunista esta hacía deporte y esas cosas. La gente que está tan currada de joven, al llegar a viejos, tienen muchas defensas y no palman ni para sus muertos. Tú sigue siendo la piltrafa que eres, que además en mis tiempos lo de los gimnasios era cosa de sonados, maricones y acomplejados, y te mueres al primer resfriado, tan ricamente. Que ya verás la muerte tan mala que van a tener el Papa, el becerro de tu padre y el hijo de la gran puta de Luis Enrique”.

Tras esta perla de sabiduría popular, las fotitos de costumbre.

TER STEGEN

JORDI ALBA

PIQUÉ

MASCHERANO

BUSQUETS

RAKITIC

INIESTA

NEYMAR

MESSI

LUIS SUÁREZ

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo La previa de la jornada

16 Respuestas a “Fútbol Club Barcelona – Sevilla Fútbol Club

  1. Werty

    Dos fallos imperdonables tiene este texto. El primero es confundir a Busquets con Piqué en nuestro último duelo contra los catalinos. El segundo mofarse del hecho diferencial trianero. El comando tres caídas dará buena cuenta de tí.
    Por lo demás, de mamazo.

    • Coño, pues es verdad. Me quedé con el recorte tan abusivo que le hizo la gitana a Busquets y con el tiempo me monté la película de que era él quien perdía la pelota. Bueno, podría ser peor. Podría haber olvidado la foto de Alves.

      • Anónimo

        Para Alves enlazas esta rueda de prensa donde echa mierda sobre todo lo que pilla, y no hace falta nada más.

  2. Anónimo

    Grandísimo, con dos peros.

    En aquella eliminatoria de Copa, nos anularon 3 goles. Dos a Navas en Nervión, y uno a Capel en el Camp Nou.

    “Homenaje a Cataluña”, por Dios, Orwell era la hostia.

  3. gonzalosevilla

    Como siempre, eres un escritor maravilloso. Sin embargo, se nota que el gracejo te abandona cuando no hay flash back a tu juventud. Hablar de otros clubes no te queda bien aquí. No hay tantos puntos en común con el lector. A mí me parece de escándalo la humillación a la que somete Neymar o Paquito el del cuarto, a los rivales. Hace 30 años ganábamos 15-0 y cantábamos eso de “ni uno, ni do, ni tre, ni cuatro… ni catorce sino quince a ceeeeero” y para rematar “por culpa del porteeeero”. Ahora, con tanta gilipollez, de sensibilidad híper artificial, se sancionan a los equipos que, sin miramientos, machacan al rival. Y tú eres de esas mariconas. Qué decepción más grande. Después de haber leído tus partidas de futbolín más allá de los Cárpatos. Terrible decepción, sin duda.

  4. Lolo

    Hola.
    Voy a ser breve.
    Un post al que le sobra la gracia; o le falta, no sé.
    Respeto enormemente su forma de escribir, pero he de reconocerle que no me ha gustado nada.

    Firmado: Un sevillista, que no sevillano.

    Salud.

  5. AyrtonDeLaFrontera

    Dios quiera que se caiga el suelo de la SE-30 pallá.
    Malaspuñalás te den.

    PS: Te quiero.

  6. Anónimo

    tiene arte el lobezno éste.

  7. ¡BRUTAL! ¿PUEDO ENMARCAR ESTA ENTRADA Y COLOCARLA EN MI PORCHE?

  8. Ignatus

    El primer parrafo y el ultimo… para enmarcarlos… Ailoviu!

  9. Pepillo "Er Gamba"

    Lo más mejón lo de la chivata de Orwell.

    Me he tenío que atrincá a la mesa pa no caerme de culo.

    ¡Qué carboncete está hecho usté, cabayerete!

    Pd: Gástese ojo con el comando de las tres caías y con los yihadistas de “La Bofetá” que son ganao de difícil lidia y peroes intenciones.

  10. Lo mismo da que te da lo mismo

    Menuda sarta de estupideces. Ya puedes limpiarte el culo, o la boca mejor, con toda la mierda que echas. Supongo que aún no has superado algún trauma de la infancia. No te empeñes mucho, eres un caso perdido. Sigue así chaval, que algún día serás algo en la vida 👍🏼

  11. Álvaro Ruiz

    Este chaval ya es algo en la vida. Quizás no sea Jander Manager de una poderosa multinacional, pero por lo pronto ya ha escrito un libro, cosa que no muchos en este país han hecho; pero es que además es bueno, cosa que han hecho menos personas todavía.

    Supongo que quien no ha superado algún trauma infantil es usted, pues parece carecer de sentido del humor. En cuanto a la supuesta “mierda”, quizás se pueda estar de acuerdo o no en la forma de lo escrito, pero en cuanto al fondo no hay la más mínima duda, y cito a Les Luthiers: “esto no sólo es verídico, sino que además es cierto”. Ter Stegen es un mal portero, Piqué es imbécil, Messi es retrasado, Neymar es un cabrón, Bertomeu un muermo y así hasta completar cada uno de los párrafos, empezando por el primero, que compara muy acertadamente a catalanes y trianeros.

    Firmado,

    Un sevillista, sevillano y trianero.

    PD: ¿Sevillano y trianero es un oxímoron?

    • Después de decir que he llegado a algo en la vida, no es que “sevillano y trianero” no me parezca un oxímoron, es que estoy por decir que es pleonasmo y presentarme a la próxima igualá de La O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s