Decíamos ayer

Hace escasos cinco meses, con la tercera Uefa recién llegada a nuestras vitrinas, en esta humilde bitácora publicamos esto. Que, por si usted, estimado lector, tiene mejoras cosas que hacer en la vida que (re)leer, ya le resumimos nosotros. Viene a decir que a veces la vida sí que puede ser maravillosa, pero que hay que reforzarla con acciones para que lo siga siendo. Traducido, que era muy bonita la comunión entre equipo y afición, que nadie podrá con nosotros si estamos unidos, pero que no vayamos a cagarla. No es que seamos una suerte de Casandra, profética e ignorada, sino que hay veces en las que, desgraciadamente, resulta casi imposible no acertar: la gente de la ralea que toma las decisiones en este club siempre acaba tirando para el monte.

Existe un factor que, no por conocido, resulta menos denunciable. El Sevilla Fútbol Club organiza, en cada partido europeo que disputa como visitante, un paquete de desplazamiento para sus seguidores. Los precios son desorbitados, llegando casi a duplicar su precio real. Vamos a ejemplificar todo esto. El Sevilla ofreció a sus aficionados un viaje a Rijeka con un precio total de 900 euros. Pues bien, el Betis (el Betis señores, ¡el Betis!), en la misma fecha, el mismo vuelo, el mismo rival y, para rizar el rizo, el mismo hotel, ofreció un año antes a las criaturitas viajeras un viaje calcado por un importe de 500 euros. A un servidor únicamente se le ocurren dos motivos para semejante desfachatez: o alguien se está lucrando a costa del sevillismo, o ponen esos precios como salvaguarda para que no se les cuele la chusma, esto es, sevillistas que no forman parte del rancio cortejo de la directiva. Y, la verdad, no sé cuál de las dos opciones me entristece más.

Ahora bien, todo esto es moralmente reprobable, pero siempre les queda la excusa de que ellos no obligan a nadie a comprar esta oferta. Perfecto. Bueno, no, perfecto mis cojones, el fútbol son sus aficionados y las facilidades para recorrerse Europa con tu equipo deberían ser infinitas, pero vamos hasta aceptar que el Sevilla sea uno de los equipos que menos ayudas ofrece. Que ya es mucho aceptar. Dentro de ese supuesto, yo me puedo plantar en Estoril, París o Gelsenkirchen como buenamente pueda y disfrutar del partido. Pero en el momento en el que, como ha ocurrido con el viaje a Roterdam, tú solamente permites la entrada al estadio rival a la gente que viaja en tu avión, estás empleando una técnica mafiosa de manual: nosotros no te decimos qué hacer, pero en la práctica no puedes hacer otra cosa. Esta actitud ya la pusieron en marcha ilustres desgraciados como el actual presidente del Cádiz o el tipo que pasa sus días en una institución penitenciaria. Pepe Castro parece decidido a continuarlo. Qué mala suerte tiene Sevilla que ni a uno solo de los que ostentan el poder futbolístico les da por tener un mínimo de vergüenza.

Ya saben todo el rollo de la navaja de Ockham. A veces es recomendable aplicar las soluciones más sencillas a los problemas que se vayan presentando. Nosotros no nos vamos a vestir de abogados para analizar la tropelía cometida hoy. El 5% de la Uefa, la venta de entradas, la libre circulación de personas de la Europa de los cojones o el derecho de reunión holandés. Lo que sea, eso les tocará a otros analizarlo. Nosotros vamos a hablar como lo que seguro que somos: sevillistas. Nos duele la boca de decir que el Sevilla Fútbol Club es su afición. Somos nosotros. Y lo somos siempre, no solamente cuando toca remontar una eliminatoria adversa. El club no debería dedicar una semana a su afición porque está obligado a honrarla todo el año.

Así, en una sociedad corrupta en la que cada vez se está empezando a valorar más los gestos, que el presidente de la institución no acuda al auxilio de sus aficionados, abandonados en mitad de Holanda, es un escándalo sin paliativos. Todo lo demás no importa. Protocolo, seguridad, o un mero partido de fútbol. Tú tienes que estar con los tuyos. Y lo peor de todo esto es que aquí no va a pasar nada, porque aquí nunca pasa nada, y la directiva seguirá riéndose en la cara del aficionado cuando le plazca. Al menos, qué triste consuelo, nos queda el derecho al pataleo y el convencimiento de que la razón nos asiste en esta continua disparidad entre dirigentes y afición. Y la razón, como la inteligencia, es algo que no te puede quitar ni el más rico ni el más poderoso. El partido acaba de concluir, y es previsible un lavado de cara, la típica campaña de desprestigio y la consabida manipulación en el futuro. Cualquier cosa para acallar el asqueroso trato ofrecido y la falta de la menor conciencia de unión con los sevillistas. La premisa es simple, y no variará con ninguna explicación. Tú, como presidente, tienes que estar con los tuyos. A menos, claro está, que haya sevillistas de primera y de tercera, y que a esos no los considere suyos más que para pagar el abono cada año.

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Mejor fuera que dentro

13 Respuestas a “Decíamos ayer

  1. gonzalosevilla

    Sin duda, la peor entrada de todas. Sin gracia y sin razón. Over reacting. Estaban avisados.

    • ¿Está usted diciendo con ese “estaban avisados” lo que parece que está queriendo decir?

      • gonzalosevilla

        Estaban avisados de que 1º No había entradas 2º No permitirían entrar a los BIRIS.

      • gonzalosevilla

        Y los BIRIS ¿qué? Han expulsado a los que la liaron en Rota? ¿O a los que portaron las bengalas en el derbi de hace 2/3 años, hecho por el que fue sancionado el Sevilla? ¿Quizás han expulsado y repudiado a los que entraron en la gasolinera de Badajoz y la liaron? ¿Eran unos pobres chavales los que fueron a Holanda? Preguntas retóricas, por supuesto.

        Vamos a dejar clara una cosa. Por lo que leo, me pareces un cachondo y un genio. Y seguramente defensor a ultranza de los BIRIS. Yo, ni soy cachondo, ni un genio, ni los defiendo a ultranza. Pero te sigo.

        Yo fui a los BIRIS desde 1985 hasta 1991 (en mi adolescencia) y me metí en líos (algún que otro porrazo de goma recibí). Pero jamás fui a liarla. Y nunca me quejé de la actuación policial (aunque hubiera recibido). Era la época de los pijos y los heavys.

        No puede ser que los BIRIS (ahora hablo en tercera persona), esos cuarentones como yo que ahora dirigen a un grupo de veinteañeros, lloren como nenas cuando les traten como a hombres (Holanda). Que se hagan los indignados cuando pasen cosas como las de Jimmy (ojo, huyo del oportunismo. Toco el tema de pasada).

        ¿Qué crees que puede pasar cuando se queda para una pelea? ¿Te crees que las normas no escritas que se tienen en este tipo de jaleos siempre se cumplen? (Sí, hay normas no escritas que pretende darle cierta nobleza al asunto). Pues no, no se cumplen. Y el que graba la pelea (intocable) a veces recibe. Y las armas se llevan. Y muchas veces, se utilizan.

        Particularmente tengo bastante aguante (si no, no podría ir a la mayoría de los campos de España sin meterme con alguien). Aguanto bien los insultos, que nos llamen yonkis, gitanos, HdP, guarros, cerdos, que hablen de Puerta… Y lo acepto porque yo mismo lo he hecho (incluso acordarme del padre del Poli Rincón, recién fallecido antes de un derbi). Lo hice cuando era un adolescente y entiendo que eso es lo que hacen los adolescentes, pasarse de la raya. Pero hay un límite. Siempre debe haber un límite.. Y cualquier tipo de violencia física lo es. Y si los BIRIS lo hacen, lo amparan, lo defienden o lo esconden, yo estaré frontalmente contra ellos.

        Y si lo que hacen es animar como sólo ellos lo hacen (con una variedad de cánticos sin igual y copiados por la mayoría de ultras de España o con unos tifos incomparables en España), yo estaré con ellos y me mostraré orgulloso de que la peña ultra más antigua de España (1975) pertenezca al Club más antiguo de la 1ª División (1890).

        No voy a comulgar con rueda de molino porque animen de PM.

        FORZA BIRIS cuando animan. PUTA BIRIS cuando agreden.

  2. Pedro Barco

    ¿gonzalosevilla, y los que hace meses que compraron el viaje por ser un destino, un estadio y un equipo atractivo, y no eran de biris? ¿también estaban avisados?.
    Tener a mas de 100 aficionados de los tuyos retenidos, ultrajados y humillados, y no interesarte por ellos hasta el final del partido es lo mas cínico, repulsivo e hipócrita que puede hacer una directiva. Ahora eso si, en unos días pides el apoyo de la afición porque el Sevilla te necesita, que cuando tu necesites a los que dirigen al Sevilla ya si eso luego vamos.

    • gonzalosevilla

      Me alegra que me hagas esa suposición “los que hace meses”… Ya vamos limitando el daño. A esos les diré que es una putada pero que reservar un vuelo sin entradas para ver un partido tiene esos riesgos. De los que estuvieron retenidos ¿sabes cuántos estaban en esa situación? Imagino que unos pocos, el resto familiares con sus niños que iban a ver el partido !!!tequieiyá!!!

      • Así que estaban avisados… entiendo entonces que si usted tiene un hijo y le da unas pautas de comportamiento tipo “no te metas en lios vástago sangre de mi sangre” y a los pocos días su hijo es detenido por la policía por estar en el lugar de una reyerta (en la que a lo mejor ni siquiera participó), usted abandonaría a su suerte a su heredero bajo la excusa de “te lo avisé” ¿Es así?

        A cualquier padre normal le dicen que su hijo está en la comisaría y tarda 3 segundos en plantarse allí para intentar resolver el problema con todos los medios a su alcance, pero oiga, que se ve que hay gente para todo y padres como los dirigentes del Sevilla FC…

  3. Manolo

    A mi me parece que lo que ha faltado es empatía con los tuyos.
    Si hay gente con entradas tienen derecho a entrar a ver lo que han pagado. No creo que la Uefa admita que los clubes se reserven el derecho de admisión.
    Al 100% con la entrada de hoy.
    Pero bueno. Normalmente en este club las directivas se han caracterizado mayormente por usar a la afición (véase subidas desproporcionadas en los abonos, entre otras cosas).
    La verdad es que no conocía el datos del vuelo del Betis, pero si es así, que no tengo porqué ponerlo en duda, la cosa es sangrante.

    Luego para calmar al personal dicen que el presidente se enteró a falta de unos minutos. No sé con que grupo confundió a los sevillistas cuando miraba a la grada.

  4. Pablet

    Nunca, repito, nunca, he leído el testimonio de un ultra reconociendo que él o los que iban con él saquearon estaciones de servicio en uno de sus viajes; ni que se citaron con ultras del equipo rival para liarse a tortas (en el mejor de los casos); ni que de sus bengalas u objetos lanzados al campo se derivaron multas que ellos, lógicamente, no pagaron; ni que las armas que en ocasiones decomisó la Policía las portaban ellos o los que iban con ellos. Nunca. Por eso, no cuela este victimismo de ahora. Ni el amor a unos col,ores de quienes prefieren dejar de animar porque se sienten maltratados.

    Claro que en este asunto ha pagado el pato gente que no acostumbra a conducirse por la vida con los argumentos que hacen gala quienes se escudan tras el apodo de ultra (los menos, según me cuenta quien estuvo allí), y nadie creo que se alegre de ello. Pero el tema de las aficiones ultras está derivando en la adopción de unas medidas que podrán calificarse de extremas, cierto, pero que en mi opinión, son una lógica deriva de lo que está pasando en el fútbol. Lo de esta mañana en las inmediaciones del Calderón ya no extraña a nadie, desgraciadamente, y lo peor que puede pasar es que analicemos el tema únicamente con la premisa de que los del Frente Atlético son unos miserables (que lo son) y punto.

    A nuestros ultras (los que llevan la misma bufanda que yo) habría que preguntarles qué entienden por sevillismo, y concluiríamos (concluiría) que no seguimos al mismo equipo. Una pena.

  5. SoySevillistapacíficoymegustaelfútbol

    ¿Se puede entender que un grupo de personas queden para pelearse?
    ¿Se puede entender que un grupo de personas queden para machacarse a golpes?
    ¿Se puede entender que un grupo de personas queden para mutilarse?
    ¿Se puede entender que un grupo de personas queden para pegarse palos, cadenazos, patadas en la cara, navajazos…?
    ¿Se puede entender que un grupo de personas queden para matarse?
    Yo sí, yo sí lo puedo entender… A lo largo de la historia, han existido, existen y existirán personas cuya única afición es la violencia, personas cuyo único fin es la pelea, personas que son capaces de pasar una semana organizando una bronca para partirse la boca con otros como ellos. Ves las peleas que organizan en internet, en la tele, escuchas las noticias en la radio y te das cuenta de que hay personas que les gusta eso. Pero no sólo aquí, en los cuatro continentes, por todo el mundo.

    Yo sí, yo sí lo puedo entender y en cierto modo los respeto, cada uno es libre de divertirse como crea conveniente. Pasar la semana buscando qué palo o qué bate voy a utilizar… Oye mi que barra de hierro tan apañá, ¡qué cómoda es!… Niño tú te encargas de aprovisionarnos de piedras… Ustedes los distraéis mientras que nosotros atacamos por la espalda… Puedo entender y entiendo que hay personas que les guste esto.
    La libertad tiene eso, que le vamos a hacer, cada uno puede hacer lo que le dé la gana, lo que le salga de los güevos… Pero vuestra libertad acaba cuando nos quitáis la nuestra. Cuando ponéis en peligro nuestra vida por el simple hecho de ser seguidor de un club, de ser Sevillista… Lo que digo no suena fuerte, es muy fuerte, porque no sé si os dais cuenta de que lo que ustedes hacéis aquí con los seguidores de otros club, allí lo hacen ellos con nosotros, no sé si habéis caído en eso. Limitáis nuestra libertad, cada vez son a menos campos en los que se puede seguir a nuestro equipo, en los que se puede animar nuestros colores. Si ya no somos felices por vuestra culpa, vuestra libertad acaba. Ya no os entiendo, ya no os respeto…

    Os ruego, por favor os pido, y creo que con esto de las nuevas tecnologías es perfectamente posible, que creéis una nueva federación, un nuevo deporte. Si os gusta por qué no… El machaquing podía ser un buen nombre para ello. Crear un grupo, poneros de acuerdo para pelearos, machacaros unos a otros… Pero por favor, hacerlo en medio del monte, quedar en una explanada en la sierra donde no molestéis, donde no podáis darle un palo o una pedrada a nadie por error, donde no pongáis en peligro nuestras vidas.

    Y, por favor, dejar a los Biris que animen, que los tenéis amedrentados o por lo menos con el cerebro lavado, si a ellos tampoco les gusta la pelea… A ellos lo que les gusta es ir tranquilos al Ramón Sánchez Pizjuan o a cualquier otro estadio a disfrutar en el campo animando al Sevilla F. C, a crear una nueva canción cada partido, a dejarse la garganta cantando como sólo ellos saben. Vais a acabar con ellos, vais a acabar con la peña.

    El otro día, en un bar, escuché a un aficionado que decía que había que cambiarles el nombre. En vez de los Biris, la peña de los “Güebos”, ya nada más que cantaban eso, güebos, échale güevos… ¡Qué pena! ¡Qué pena me dio escuchar eso! ¡Con lo que habéis sido para mí! Dejarlos tranquilos ya, por favor, dejarlos tranquilos que vais a conseguir, lo que no ha conseguido ningún equipo rival, acabar con ellos…

    Y lo que es más importante no uséis nuestro escudo, el escudo del Sevilla F. C, el anagrama de nuestro club, como uniforme; no uséis el Sevillismo como excusa. Como la mayoría de nosotros y de nuestros hijos, soy “Sevillista, pacífico y me gusta el fútbol”. No metáis mis colores, mi escudo y a nuestra afición en vuestras broncas, el fútbol no es eso, por favor, dejarnos ya… Dejarnos ya, ¡coño!.

    Se despide un lector de vuestros artículos y quizás el más ferviente admirador de vuestra publicaciones (siempre que no defiendan la violencia y a los violentos, siempre que hablen de Fútbol, lo que saben hacer como nadie).

    • gonzalosevilla

      Chapeau!

      • Anónimo

        Suscribo una a una cada palabra de YOSOYSEVILLISTASOYPACIFICOYMEGUSTAELFUTBOL (para los angloparlantes I AM SEVILLISTE I AM PEACEFUL AND I LIKE EL ADOBO). (breve nota de humor).

        Tomando el tema con la seriedad que merece, creo que tu posición GONZALOSEVILLA no se contrapone de modo alguno con lo que dice el amigo EXACERBADO. De hecho, estoy de acuerdo con ambas exposiciones.

        Hace muchos meses que empecé a escuchar , a un tipo que sale en todas partes, utilizar el término “casta” para referirse a toda esa clase política que manifiestamente no sienten empatía o al menos compasión para con la gente de abajo, con el pueblo, con los que pagan todo esto. Politiquillos que prefieren centrarse en asuntos diferentes como su carrerita política, su estatus social y sobretodo forrarse.

        Por desgracia, nuestros directivos pertenecen a submundos similares… hombres de negocio, especuladores, políticos… a mi juicio, poco les diferencia.

        Por desgracia existen demasiados paralelismos: una afición que sustenta una pequeña nación de sevillistas y una directiva indiferente, muy agustito en un palco holandés, mientras hay gente retenida en comisaría y días atrás se hablaba de que si unos desgraciados de uno y otro equipo se querian matar entre ellos…

        ¿Por qué unos acabaron en el palco y otros en comisaria? Porque no hicieron el viaje juntos. Ni siquiera a pesar de todo el follón que en los días previos montaron las autoridades locales por el asunto de la seguridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s