Los padres pijos

PEX CORRESPONSALÍA CEADE Como ya habrán leído en esta bitácora más de una vez y de dos, la democracia es una puta mierda. Una falacia de mediocres, puesto que si algo caracteriza al ser humano es que cada uno es de su padre y de su madre, lo cual imposibilita que todos valgamos lo mismo. Y de padres y madres vamos a hablar hoy, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid o, lo que es lo mismo, que un taurino, sevillista y muy responsable padre de familia de 20 años haya tenido a bien cubrir y plantar un chicharrón en los interiores de esa muestra de solidaridad, ascopena y de no poder ser más grande porque si no reventaría, también conocida como la niña adoptada de la Pantoja.

Doña Isabel (Maribel en privado) marchó a las Américas en busca de una chamaquita con la que cubrir sus necesidades de madre, que seguían existiendo tras haber criado a Paquirrín. Lógico o incomprensible, como prefieran. También hay quien dice que fue, a la verita de María del Monte, el primer matrimonio gay en adoptar. Sea como fuere, allá que fue a por Chabelita, a la cual se eligió, tras revisar un catálogo como el que mandan ahora en Navidad con los juguetes, con mucho pelo, para que no se sintiera extraña con el tiempo, porque en esa casa va el afilaor a poner a punto las silkepils.

Una vez puestos en situación, centrémonos en la educación que ha podido tener esa señorita. A saber: no le ha faltado de nada, ha ido a los mejores colegios, que es donde se juntan las peores personas, y ha salido siempre en los medios de comunicación sin hacer nada de verdadero valor. Como un futbolista. Por lógica, cosas que para ella son normales, para el resto no, y viceversa. Hay que señalar en este punto que hemos preferido analizar a la hija de la Pantoja que al de Ortega Cano porque con Don José Fernando nos hemos dado cuenta de que teníamos demasiadas cosas en común y nos quedaba cojo el tema. ¡Nos vemos en putis camarada!

El dinero lo corrompe todo, hasta a los padres. Las madres pijas son las de mechas y ranchera en la puerta del colegio, que saludan a los niños con besos en la boca y que les niegan un chicle al salir de clase porque no se van a comer las lentejas que ha preparado la nany. La nany que cobra en negro y que el marido se zumba, por supuesto. Tienes dinero, ergo, la vida te sonríe. Y mi niño lo hace todo bien, porque no le falta de nada, y si lo hace mal, es que el profesor le tiene manía. Si lo sigue haciendo mal, es que son las amistades. Y si ya quema coches, viola abuelas y juega en el mismo equipo de distrito que el infante de España Felipe Juan Froilán, que a ver si llega el verano y lo podemos mandar al internado y deja de estorbar cuando me intente zumbar al monitor de pádel.

Son los niños pijos, culpa de padres pijos que consideran normal tener dos niños con 20 años, haber tomado más cocaína que Coto Matamoros siendo menor o faltar al respeto a quién te intenta dar o aportar algo, que son muy poquitos. Profesores, mayores con sabiduría o el único motivo de orgullo que ha tenido el maldito sevillismo hasta que las apariciones marianas llegaron con el nuevo milenio: los majaras de detrás de la portería.

Porque el pecado de los padres pijos es doble. Criar al monstruo y no hacer nada por reconducirlo. Aunque en lo de reconducir hay dos fases. La primera es hacer como que no pasa nada, que es una etapa y tarde o temprano se acabará. Cuando ya es verdad que no se puede hacer nada, que se intentó, que es que no hace caso o que a ver si lo colocamos en enero.

Ser de un equipo responde a la necesidad del sentimiento de pertenencia a algo común. Uno es sevillista porque siente que hay unos cuantos que sienten parecido a él. Cada vez menos, puesto que el respeto a las tres cositas que hay que tenérselo no se considera igual en todas las zonas del estadio. Hay quien considera que lo primero es el respeto al escudo, a la camiseta y a los tuyos, y quien considera que lo primero es el futbolista porque es el que juega. También hay quien se echa las manos a la cabeza porque cuatro niños jueguen sin camiseta una tarde de junio al fútbol en una plazoleta con dos camisetas como porterías y un tetra brik de zumo por balón. O quien se las eche porque ese mismo niño tenga móvil, tablet y perfil de instagram. El sevillismo demostró ante el Slovan ser un padre pijo, muy pijo. Del que cría niñatos que terminan preñando a la niña de la Pantoja. Pero la paradoja es que los niñatos son los que no perdonan que se tire la camiseta de su equipo al suelo, como no se le perdonó en su día a Polster, aunque parece ser que, en los 90, había muchos más niñatos en todas las zonas del estadio. Mejor dicho, había, con el mismo aforo, muchos más sevillistas y menos padres pijos.

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Mejor fuera que dentro

17 Respuestas a “Los padres pijos

  1. ¿Perotti ha dejado preñada a Chabelita? O_o

  2. Pablo

    18 primaveras y dice su mamá maribel que ha sido buscado.
    1 gesto inoportuno y ya se quiere echar al que ha sido uno de los mejores si no el mejor jugador con más mala suerte de nuestro SFC en los últimos años. En fin… allá cada uno con lo suyo…

  3. Jesuli

    Lo mismo que yo interpreté ayer en el estadio ha inspirado en este blog un simil paralelo de gran valor literario.

    Enhorabuena al escritor.

    Añadir, si cabe, que veo dentro del estadio, a un Sevillismo adoctrinado, siendo Biris Norte el único núcleo que protesta ante más de una y más de dos atrocidades que han venido pisoteando nuestro escudo, de una u otra manera, tal y como yo entiendo el fútbol.

    Yo no soy Biri ni viejo; a mí el fútbol romántico me pilló en extinción cuando cobré uso de razón. Pero si algo me ha trasmitido el hecho de ser de un equipo, es que el escudo está por encima de todo. Una vez saltada esa premisa, el fútbol se convierte en un idioma primitivo, plagado de errores morfológicos y carente de recursos para expresar sentimientos. Algo que da lugar al mal entendimiento entre las personas.

    Y aquí es donde yo quería llegar.
    Ya no me voy a meter en el sistema económico imperante, que todo lo puede y en todo se mete, ni en esas terceras personas que se interponen entre el balón y el aficionado de toda la vida para llevarse un buen pellizco.

    Ya simplemente lanzo la pregunta al Sevillismo adoctrinado, ¿cuál es el idioma que quieren para su equipo y para su gente?

  4. RaySFC

    Supongo que entro dentro de eso que denomináis “Sevillismo adoctrinado”, porque fuí de los que recriminó a Biris su comportamiento desde la Grada Alta de Gol Norte. Y sin embargo, de mis 30 años de carnet 15 los pasé en la Peña, por lo que su enorme sentimiento hacia el SFC es la única doctrina que he tomado en este tiempo. Sentimiento.

    Los jugadores son profesionales todos, pero Sevillistas muy pocos. No podemos pretender que sientan como nosotros. Ni por supuesto actuar en contra de nuestros propios intereses, que no hace falta decir que es el Sevilla FC y la victoria en cada partido. Yo no recuerdo una pitada o un insulto a Polster tras marcar un gol en un partido que está en el aire (1-0 nada más) y cuando estaba siendo el mejor del equipo (por falta de ganas no sería desde luego). No la recuerdo ni a Antón ni a ningún otro jugador. A Perotti sí, un tío que se ha tirado lesionado ni se sabe y encima tiene la valentía de renunciar públicamente a su ficha mientras no esté disponible para jugar. Marca y se le insulta, hay que joderse…

    Biris, los actuales integrantes, tienen todo el derecho del mundo a silbar lo que estimen conveniente o no les guste. Pero el resto también. Y si en el campo ya se advertía algún gesto bochornoso desde la grada baja de Gol Norte lo que se ha visto en los telediarios ha sido ya vergonzante, palabras (que no voy a reproducir) hacia el resto de la afición que ejercíamos igualmente en ese momento nuestro derecho a manifestar lo que no nos gusta.

    ¿De verdad estamos adoctrinados? No sé si pijos o canis, pero somos Sevillistas como el que más y actuamos según nuestro criterio, no según una doctrina. Y algunos además hemos sido Biri bastantes más años que otros que se creen con autoridad suficiente para llamarnos de todo.

    No, ni me parece bien ni puedo estar de acuerdo con el mensaje que hoy pretendéis dar. Con todo el respeto.

    • Anónimo

      Si que un jugador haya marcado o que esté siendo el mejor del partido sirve para justificar que haya tirado la camiseta del Sevilla, insultado y agredido a sevillistas, sí, está usted adoctrinado.

      • RaySFC

        ¿Y puedo saber, según su opinión, por quién o qué estoy adoctrinado?
        ¿Por los 15 años en Biris quizás? Sería una contradicción. ¿Por Vizcaino o por Alvarado? Al primero no lo soporto (en eso posiblemente coincidimos) y con el segundo discrepo en muchas cosas (en otras no).

        No se equivoque no es doctrina sino diferencia de opinión. O libertad de pensamiento si quiere que suena como más importante. La única diferencia entre la forma de manifestarse Biris (algunos Biris, en absoluto todos) y el que le habla es que mientras ellos me insultaban yo estaba de pie, gritando como un loco mientras me llevaba la mano derecha a la parte superior izquierda de mi camiseta diciendo “el escudo el escudo joder, ahora defiende el escudo y nosotros con él”. Como un loco repito, no puedo comprender la reacción al gol de Perotti.

        Y sí, yo defiendo el mismo escudo que defiende usted, solamente que de una manera distinta y que considero más acertada. Al menos hasta ahora no se me han dado verdaderas razones más allá del orgullo herido. Biris ha herido alguna vez con sus actos el orgullo del resto de la afición (y yo también, no pretendo ponerme como ejemplo de nada) y siempre hemos pasado página. Mejor juntos que mal avenidos y en lo bueno, sóis los mejores (aún se me polen los pelos de punta recordando Gol Norte con el 2-6 ante el madrid, hicísteis mítica una debacle y al final dejásteis sordos a los jugadores. Chapó).

  5. Pepillo "Er Gamba"

    Brutal. Sencillamente brutal lo del “Silk-Epil”.

    ¡Menúo carbonazo está usté hecho!. Jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj.

    Y el Perrotti, en vez de darle al rijo con el pijo y hacerle a Chabelita un hijo, tendría que empezar por irse a un santero cubano pa que le quite el marfario, que se nos lesiona hasta cuando tose.

  6. Anónimo

    Yo en particular prefiero denominarlo sevillismo indolente,que ni siente ni padece más allá del instinto primario de un gol,que viene al caso,en lugar de atender a elementos fundamentales que hacen crecer y fortalecer una “cultura de club” común,con la que identificarse.La identidad con tus colores,la idea y símbolo fuerza que es el escudo,la filosofía de entender y expresar un sentimiento en la atmósfera de tu estadio,el orgullo por tener y hacer Historia…Al fin y al cabo no se le puede achacar a nadie que se pague un abno para celebrar en el gol y maldecir en la derrota,sin más y hasta dentro de quince días.Directamente no se puede.Lo que me preocupa es que me achaquen a mí y a tres,diez o cincomil como yo el sentir como siento y padezco esto del sevillismo.Me preocupa porque sencillamente para mí el Sevilla no es una empresa como dice nuestro Presidente y porque yo cuando miro a la grada creo ver sevillistas y no clientes.
    Por último,hago mía la cita también presente en este blog:todos los de colorado no son los míos.

    Saludos.

  7. yaggof

    Suelo estar de acuerdo con casi todo lo que se escribe en este blog.
    Casi todo, porque creo que se esta tratando injustamente a la persona de Perotti. A la persona, no al futbolista.

    Los canticos de Perotti vete ya vienen a cuento si su rendimiento no es el optimo. Pero si rinde bien (ayer fue el mejor de un lamentable equipo) esos canticos sobran. Es echar abajo al unico jugador que esta haciendo un buen papel. Lo que ha hecho Perotti es mucho menos (pero muchisimo menos) que lo que hizo Dani Alves en su ultimo año sevillista. Quien no lo recuerde le refresco la memoria.

    El chavalito decidio que como Del Nido no lo vendio el verano anterior se declararia en rebeldia y se nego a vestir la camiseta del Sevilla durante algunos partidos (incluso despues del fallecimiento de nuestro Antonio Puerta). En una sitacion sensible del equipo, este si que dijo que se queria ir por el vil metal, y si se volvio a enfundar la camiseta fue porque sabia que con un año en blanco iba a fichar por el Cospe en vez del Barcelona.

    Sin embargo a este no se le pito ni se le pita, sino que le agradecemos que no celebre los goles.

    El error de Perotti ha sido encararse con los Biris. Ya esta. “Sevillismo adoctrinado” es mas el que muestran los Biris, anteponiendo la rabia personal al bien del equipo. Gritad “Fazio vete ya”, “Navarro vete ya” o lo que os de la gana, pero que sea por el bien del equipo, no por ira personal

  8. Anónimo

    O apoyo incondicional, es otra opción. Creía que los ultras se definían por eso, por el apoyo incondicional a quien lleva nuestra camiseta sobre el césped mientras el balón está en juego, sin que ello implique no abroncar al palco, al entrenador o incluso alguna jugada aislada. También a los propios jugadores llegado el final.

    Será que estaba equivocado porque ese apoyo desde luego tiene condiciones. Yo no voy a dudar de que el jugador se haya equivocado, seguro que sí, y creo que tampoco ha pedido perdón. Allá él, la educación se demuestra en cosas como éstas. Pero también es cierto que pudo encararse con BN tras su gol y no lo hizo, algún otro igual sí lo haría. Es un pequeño gesto que debería propiciar pasar página y ganaríamos todos.

    Los jugadores pasan pero nosotros seguimos ahí, en las trincheras de día de fútbol en Nervión. Demostremos nuestra clase y señorío, a Perotti que le den y que marque 8 goles en cada partido. Y nosotros detrás empujándole a hacerlo.

    “Somos el Sevillismo, que día y noche no paramos de animar”.

  9. Carmelo

    De un tiempo a esta parte sólo veo un tipo de adoctrinamiento en el Ramón Sánchez-Pizjuán: el de los Biris. O estás con ellos, o estás contra ellos, que es lo mismo que decir que no eres un verdadero sevillista. Hay una línea a seguir, y quien se salga de ella es merecedor de escarnio y violencia verbal. No hay más que ver centros de reunión biri como el foro SevillaGrande, donde ir en contra de la corriente principal se castiga con repetidos insultos y exhaustiva investigación vía Facebook o lo que toque.

    Lo que hizo Perotti el día del Friburgo fue una imbecilidad, y mereció los pitos “en aquel mismo momento”; pero el día del Slovan estaba siendo el mejor, y además acababa de marcar. En ese instante, pitarle como lo hicieron los Biris fue cosa de niñatos arrogantes que consideran que su orgullo callejero está por encima incluso de lo que en ese momento más le interese al equipo. Y lo que hizo el resto del estadio fue, sencillamente, darles una lección de sevillismo y de saber estar: primero ayuda a ganar el partido, y después haz lo que te salga de los cojones.

    Yo es que todavía me acuerdo de lo mucho que los Biris aplaudían a Chevantón, tan gladiador él…

    • No puedo estar mas de acuerdo con el post,no solo biris y del nido,SEVILLISTAS SOMOS MUCHISIMOS MAS,y mas ptrnoo que tarde esa mayoria silenciosa alzara la voz y mandara callar a todos,POR EL SEVILLA,POR EL SEVILLISMO,SOLUCIONES YA

  10. lobeznoSFC

    @ Carmelo

    Chapó.

  11. ERIC CANTONA

    Haber si yo me enterado bien, que Perotti se mete mas coca que Coto matamoro??. Y ademas le ha hecho un bombo a la niña de la pantoja??. Entonce Perotti es cuñao de Paquirrin,no???. Ostias que lio de Post……..Viva el SEVILLA FUTBOL CLUB……la unica verdad que a muchos se le olvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s