Los de colorado son los nuestros, pero no todos

Imaginamos que no es necesario recordar quién, ni cómo, ni el motivo siquiera de aquella escena en la que se pronunció la consabida frase. Además, sobre don Carlos Salvador Bilardo ya escribimos una serie de dos entregas en esta misma bitácora. Sea como fuere, mientras atendían aquel tipo del Deportivo, el narigón dejaba dos sentencias que han sobrevivido más de dos décadas. Una de ellas, la de que al enemigo hay que pisarlo, que, si por nosotros fuese, estaría escrita en alguna pared del estadio. A la vera del mosaico, por ejemplo. La otra, en cambio, admite más matices. Incluso modificaciones. Por eso nos atrevemos a puntualizar a Bilardo: los de colorado son los nuestros, sí, pero no todos. Casos prácticos. El personal que se rompía las manos a aplaudir a un negro obeso que ha sido, de largo, el peor profesional que ha pasado por esta plantilla en la última década. Y no es un galardón para el que no haya habido candidatos cualificados, precisamente. O los aficionados que pitaban, allá por 2007, cuando Biris Norte insultaba al otro equipo de la ciudad. Qué más, a ver. Los del runrún con Negredo, o con Luis Fabiano. Está claro que esa gente lleva en el pecho el mismo escudo que tú y que, en episodios de fuerza mayor (celebración de un título, de un partido importante, de un gol), no hay miramientos y todos nos equiparamos. Pero, en el día a día, en las conversaciones en la calle, a veces uno tiene la sensación de que fulanito es de mi equipo, sí, pero como si no lo fuera. Hace tiempo que aprendimos que si un ser humano es sevillista no tiene que caernos bien por obligación. También tenemos nuestros tontos. Pues lo mismo ocurre con los futbolistas. Uno va al estadio para ver a su equipo, pero eso no significa que me apasionen los once que lo integran ese día. Si marca un gol lo celebraré, por supuesto, pero eso no significa que me haga gracia que en él continúe jugando, por llamarlo de algún modo, un sinvergüenza como Perotti. 

Y, ojo, no le dedicamos ese adjetivo basándonos en su rendimiento deportivo. Sí, ya saben, esa espectacular trayectoria que arrastra a sus espaldas si nos atenemos a algunos de los comentarios que se escuchan sobre su persona. Lo cierto es que ofreció dos buenas temporadas. Buenas, no excelsas. Cuajó algunos partidos ilusionantes, pero nada que no hayan hecho cientos de futbolistas en la historia del Sevilla. Si acaso, inscribió su nombre en ella al marcar en el descuento el gol que nos metía en Champions. Esto es, que está a la altura de Rodri. O, si me apuran, en un escalón por debajo, que lo del canterano era el último segundo de la competición y el de Perotti sólo del partido, ya que luego restaba una jornada en Soria ante un Numancia ya descendido. Y, si alguien recuerda al argentino fuera de Sevilla es por su cagada ante la portería en un partido ante el Madrid, que propició la estirada de Casillas por no saber meterla sin oposición.

Desde aquellas temporadas hasta ahora, la nada. La nada absoluta. Muchas lesiones. La verdad es que es mala suerte, pero si no nos quedamos con Koné, porque su rendimiento, sea culpa de él o de la providencia, era nulo, el de Perotti no fue mucho mejor. Y eso nos trae hasta nuestros días, hasta esta misma temporada. Continúa lesionándose cada vez que alguien le tose, y su desempeño futbolístico sigue siendo el mismo. Podrán decir de él cualquier cosa, pero la regularidad la lleva por bandera. Vive en un constante partido de veteranos. O uno de esos que se juegan en la playa, con dos chanclas a modo de portería. No desborda jamás. Ralentiza el juego, sin importarle un carajo si el resto del equipo está lanzando un contragolpe. Y, qué quieren que les diga, si al menos retase con la mirada al defensor y dijese, aquí están mis huevos, cuando me entres me voy de ti, pues perfecto. Pero es que lo normal es que acabe perdiéndola. ¿Su respuesta? Una extraña indignación. Lo que sea con tal de no correr hacia atrás. Uno ve a recién llegados, jovencísimos, como Rabello o Jairo, que están pegando bocados prácticamente en cada acción con tal de hacerse un hueco, y lo compara con este tipo, que es un híbrido rocambolesco entre lo pusilánime y la chulería, y no da crédito a sus ojos cuando aparece en alguna alineación por delante de ellos.

No obstante, como sabrán aquellos lectores habituales, no solemos cagarnos en alguien únicamente por lo poco que hacen sobre el campo. Bueno, a veces sí. Pero tiene que haber algo más. En este caso, algo extradeportivo. A nosotros, lo que haga un futbolista en su vida privada, pues como que no nos importa demasiado. A decir verdad, conocemos las andanzas de muchos y, en resumidas cuentas, la mayoría son muy similares. Así, igual que puede suceder con cineastas, músicos o escritores, aceptamos que sean perfectos retrasados mentales mientras que lo que nos atañe realmente, su trabajo, sea de nuestro agrado. Esta máxima ya la hemos expuesto alguna vez por aquí, pero nunca está de más recordarla. Por tanto, qué más nos da si Perotti es, como parece, una mijita carajote. Incluso, como consecuencia directa de lo anterior, podemos hacer la vista gorda a sus cada vez más frecuentes enganchones en las redes sociales con cualquiera que ose a hacerle un comentario. Como si ni siquiera fuera capaz de entender que, al sueldo del futbolista (ya saben, ese al que dijo que estaba dispuesto a renunciar), va aparejada la posibilidad de que alguien te diga lo malo que eres. Pero no, también podemos obviar eso, y que protagonice peleas con aficionados cuando se baja del autobús del equipo, ya con el chándal del Sevilla puesto. Bueno, esto último quizás sea demasiado perdonar, así que no lo hacemos. Pero lo que queríamos decir es que, más allá de los motivos, hay cosas que un futbolista nunca puede hacer. Y entre ellas está, qué duda cabe, utilizar nuestro estadio como escenario para tus cuentas pendientes y celebrar un gol mandando a la concha de su madre a un sector de la afición. En actitud chulesca, por supuesto. Es que eso no lo puede hacer ni Rakitic, pero si encima es un chufla, que en ese partido en concreto estuvo, como siempre, arrastrándose, ya es que es de juzgado de guardia. Una locura que quizás sólo pueda acontecer en el Sevilla Fútbol Club, donde tenemos lo que tenemos hasta en las altas esferas.

El que sí puede tomar cartas en el asunto, tanto por su rendimiento como por este vergonzoso incidente, es el entrenador. Que no juegue nunca más. O que le enseñe, como aquel que gritaba desde la banda en A Coruña, que los de colorado son los nuestros, pero si te dedicás a romperle las bolas a los hinchas, el que podés irte a la reputísima concha de tu madre sos vos. Pero claro, el pobre Emegui ya tiene bastante con lo que tiene, y, encima, sospechamos que no quedaría muy autoritario con acento argentino. Demasiados problemas le causa ya el castellano y sus condenadas egues erres. En definitiva, que, por una vez, la falta de respeto y de dedicación sean condenadas en este equipo. Que salga en diciembre o, a más tardar, en verano. Que Perotti no sé de quién será, pero uno de los nuestros, seguro que no. A ver para qué queremos enemigos teniendo semejante bazofia metida en casa.

Anuncios

20 comentarios

Archivado bajo Mejor fuera que dentro

20 Respuestas a “Los de colorado son los nuestros, pero no todos

  1. andaluz

    Fuera del sevilla ya no te quiero eres un pibe c…..n

  2. Fantástico.
    Al hilo de la entrada, también tenemos por aquí un especimen curioso que por ejemplo se dedica a recordar como los “malos sevillistas” se metieron con el pobre Babá (uno di noi, por si alguno no lo sabía) y como la pantera de Dakar nos calla la boca cada vez que mete un gol con el Levante.

    • “Es que lleva nuestro escudo en el pecho” suele ser el argumento
      “¡¡Y yo lo llevo en la bufanda, desgraciao!!” suele ser mi contraargumento. No todo futbolista que lleve el escudo en el pecho merece el respeto de la grada por ese simple hecho, más que nada porque ellos ganan el dinero y la grada se lo gasta.

      (perdón por el doble comentario, el primero se publicó solo por error)

      • Lleva el escudo en el pecho por contrato. Nosotros, por pasión. Una levísima diferencia.

        PS: Todo nuestro apoyo por vuestra pelotera con cierta familia futbolística. Si hay que matar, aquí nos tenéis 😦

  3. Camilo Sexto

    Lo bueno es que en 2.015 acaba contrato. Ahora es el momento clave para que Monchi pueda buscarle una salida (en diciembre estaría de escándalo), porque como se espere al verano, le quedaría un año de contrato y ya sabemos el riesgo que puede suponer tener a este tío un año más aquí esperando para ser libre.

  4. Gordo_Vegano

    A la próxima lesión (es decir, ya) lo llevaba a una protectora de animales para el consabido sacrificio

  5. Sevillista de gol norte

    Osea, que desde esa entrevista de Perotti que emociono a muchos sevillistas, hasta el dia de hoy, lo unico que ha sucedido es que se ha dirigido a la grada con rabia en respuesta a las criticas. ¿Eso es todo? ¿tanto revuelo por eso? Recuerdo aquella grada de Gol Norte que animaba sin parar sin nada que importara a troncos como Michel II, Moises o a patosos como Gallardo o Marcelo Otero, que lejos queda esa grada que me encandilo en mi adolescencia. Ahora se dedican a ir a los entrenamientos a insultar a jugadores desgraciados por la lesiones como Perotti. Sea lo que sea, ya es costumbre el clima de tension, ahora lo que toca es gritar ‘Perotti vete ya’ hasta cargarnos el vestuario. Que pena

    • Anónimo

      que razon amigo

    • Enrique Montero

      Esa misma grada que aquel año del tal Michel y de Gallardo consiguió que Rubén Vega no pasara de la media hora de juego con nuestro club aquel año por paquete. Esa misma grada que adoraba a Suker, pero si este sacaba los pies del tiesto, que los sacaba muchas veces con sus ganas de irse, cogía y le pitaba sin problema alguno. Que le recordaba a Cuervas cada año la mala gestión deportiva y económica que llevaba a cabo en el Sevilla. La misma grada que se metía con Pedro por malo. La misma grada que siempre, hasta antes de los títulos, siempre tuvo muy claro que por encima de todo estaba el Sevilla Fútbol Club como institución, y la dignificaba, y pobre del que osara tocarla. Pero si los que estamos en esto por pasión, no hacemos valer nuestro club, pasa lo que está pasando, que los niñatos insultan a la grada, o se meten en peleas mientras representan a nuestro club, a la par que los dirigentes defecan en nuestras señas de identidad, y nos ponen a jugar de rosa en el Camp Nou o con el uniforme de la Falange en Europa, mientras nuestros padres y abuelos echaban a Adidas del club por ponerle tres rayas rojas a la camiseta en lugar de ser blanca impoluta. Por eso hoy día nuestros dirigentes son capaces de decirnos que sacamos menos abonos vip que el Levante, cuando nosotros sacamos 25000 abonos más que ellos. Dirigentes capaces de insultarnos en un aeropuerto escoces, o de catalogarnos como sevillistas de finales cuando les decimos que hacen las cosas mal. Así nos va. Ya quisiera Perotti mostrar el respeto y el cariño al club que en su día mostró Gallardo, que fue un futbolista regulero, al que le afectaron en demasía los pitos por su rendimiento, pero que cogió la puerta, se marchó, y no vino a cagarse en la concha de todas nuestras madres por decirle que no valía partido tras partido. Igual el que no sabe de que va la peli eres tu.

      • Sevillista de gol norte

        Se saca la conclusion de mi anterior comentario de que defiendo a Perotti, y eso no es asi, yo defiendo a mi grada. Yo el sevillismo que conozco me lo han enseñado lo Biris, porque por mucho que se haya mediatizado la peña con Twitter y nombres propios, para mi los Biris es intangible, no son las personas sino el sentimiento de esas personas.

        Que Perotti se encare con aficionados es una consecuencia que nunca deberia haber pasado porque nadie debio haberle insultado, no en la grada que a mi me enamoro. Yo te hablo del Gol Norte que yo conoci, el que me hacia gritar ‘Jimenez que cojones tienes’ cuando yo no lo queria como entrenador del Sevilla, pero lo animaba porque es lo que tenia que hacer. Ese es el sevillismo que me enseño personas como el gran Aurelio, que no lo conozco pero le ponia un estatua en Gol Norte.

        ¿Biris gritando jugadores mercenarios? Eso nunca, Biris animando sin parar hasta que se le caiga la cara de vergüenza al suelo al futbolista que no corra.

        Si vamos a crear una guerra contra el presidente que nos mal gobierna la unica opcion que nos queda es acabar en 2ª o 2ªB para que el negocio del Sevilla no le salga rentable a Del Nido, se vaya y venga otro chupoctero.

        Nosotros decidimos: no silbarle a Perotti cuando juegue o silbarle. Union o desunion.

  6. Carlos

    Pues creo que la has cagado con este post.
    Ojalá no hundamos del todo al jugador porque es un buen futbolista y bastante cotizado en su momento.
    Mejor sería que abrieras un blog tal como criaturismo exacerbado y soltaras la misma mierda de Rubén Castro. A ver si no vuelve a jugar ..

  7. Jose Luis

    Los que parecen que no son de los nuestros son el que escribe el post y algunos de los “comentaristas”. Lo de Perotti no deja de ser una jilipoyes como se han hecho tantas. No entiendo lo de criminar a una persona por un error.

  8. Pingback: A LOS BIRIS "NI TOSERLES" | Pasión en Nervión || Web Sevilla FC , Noticias Sevilla FC, Noticias Sevilla Atletico, Noticias Sevilla Femenino, Fotos biris, Tifos de biris, fotos Sevilla fc, fondos de pantalla Sevilla fc, videos biris norte, vide

  9. Rytter

    Sin comentarios, sevillistas como el que escribe este post no son merecedores de entrar al Sanchez Pizjuan ni de lucir los colores y el escudo del club por la calle… Fuera y ojalá el q se vaya en Diciembre seas tu…

  10. Anónimo

    Jajajajajaja, el criaturismo sevillista sale de sus cuevas. Pues ya sabeis, a comersela a mercenarios, valiente mierda de sevillistas sin orgullo ni dignidad. Un tio insulta al sevillismo y se les defiende, asco me dais los sevillistas de granito.

  11. Cómo hubiera molado esta forma de pensar en los 90. No insultéis a Mornar, que se pone nervioso y creáis desunión. No queráis echar a De Caldas, que es un sevillista más que no puede dormir por las noches. No critiquéis el fichaje de Colusso, que el chaval es buena gente. Sed cómplices de los hijos de puta que están cargándose el equipo y el respeto a unos colores.

    Claro que sí, hombre. ¿Quién quiere dignidad cuando tienes medios oficiales que te dicen como pensar?

  12. Roberto

    Una pega. En el último párrafo hablas de respeta a la vez que te ríes del defecto en el habla de Emery al llamarlo Emegui. Aquí todo el mundo se queja de lo mismo que peca. La paja en el ojo ajeno

  13. De locos

    Pides respeto, y te metes con Emery por tener frenillo? de locos. Como para tomerte en serio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s