La importancia de tener cojones

El fútbol tiene estas cosas. Uno encaraba la semana casi rezando para que el sábado a las 22:00 horas pasase algo que evitara tener que ver el partido. Algún tipo de somnífero en la cerveza de la previa. O de alucinógeno, que el rato se echa mejor. Ahora nadie reconocerá que pensaba lo mismo, pero en esta humilde bitácora no sabemos engañar a nuestros lectores. Y es que el panorama no podía ser peor. Venía quien venía, sobre todo con los funestos precedentes de estos dos últimos años. En la prensa, por fin, se recogían algunos de los tejemanejes de la directiva. Aunque, la verdad sea dicha, el que lo escribió denota que ha oído campanas pero no sabe dónde. Y el conflicto que divide a la afición seguía latente. Un caldo de cultivo para que la estrella rival, triste o no, marcase algún que otro golito. Bueno, la estrella y hasta el que carga las espinilleras. Pero no, nada más lejos de la realidad. En ocasiones, cuanta menos confianza se tiene en algo, mejor acaba. A veces, y sólo a veces, nacen flores, hermosas y vigorosas, entre la basura.

Es cierto que el estadio no ha presentado el aspecto que debería ante la visita del Madrid. Hay mucha gente que se ha dado de baja como abonado por una criticable política deportiva, y hay otros que no entran por una terrible política social. El resultado, varias calvas en el graderío. Y va sin segundas. Pero el equipo ha respondido. Tampoco vamos a hacernos los idiotas, es mucho más fácil remar con el marcador a favor desde casi antes de salir al campo. Pero es que el gol había que marcarlo; una jugada ensayada que el polaco alemán cuela para dentro. Este hombre tiene mucho fútbol, pero hay que ver lo tímido que se ha puesto en Sevilla a la hora de sacarlo. Si hasta parecía que eso de las volteretas se lo habían inventado en Youtube. A partir de ahí, los once han ido a una. Como hacía años que no se veía. Lo mismo exageramos una mijita, pero se entiende lo que queremos decir. Bien el centro del campo, Medel es un jugador excepcional y Maduro, pese a que a alguno le produjese suspicacias su fichaje, debe rendir como lo que es. Un pivote defensivo más que aceptable. El Madrid era inoperante. Tuvo una Higuaín, ese tipo con fama de estrella mundial que falla más que un abuelo a las tres de la mañana, con el rebujito chorreando por la barbilla, en los puestos de disparar en la feria. En lo referente a su enfrentamiento con Fernando Navarro, aclarar dos cosas. Primero, aquí nunca hemos sido de llorarle a los árbitros. Segundo, en esta casa, pese a lo que se puede deducir de algunos artículos, no somos maricones. Eso quiere decir que, aunque lean por ahí, incluso en medios afines a la causa madridista, que la patadita del argentino es roja, hagan caso omiso. Si usted ya veía partidos antes de que el fútbol se amariconara y, por ende, tiene más de 35 años, sabe que no es expulsión. Y si tiene menos, debería saberlo. Mientras, el Sevilla seguía empujando y Cicinho ya se iba aventurando a subir su banda, función en la que parece un maestro. Que siga así y se cuide las espaldas. Y, para dar fin a la primera mitad, tenemos un pequeño gran robo arbitral. Porque lo mismo que decimos una cosa, decimos la otra. Di Maria, ese hombre asqueroso que no merece ni que busque en Google si su apellido va acentuado, debió ver la segunda amarilla e irse, de manera rauda, al mismísimo carajo.

Estuvo listo Mourinho y lo quitó al descanso, sacando al croata y al francés por el otro con cara de loco. Fue a pecho descubierto, porque veía que la distancia con los que son igual de cabrones, los de arriba a la derecha, se acrecentaba. Y Palop, en lo que representa la primera decisión comprometida de Míchel, desvió al palo un tiro de Modric, y el aire y la providencia mandaron al larguero el cabezazo de Ramos. Navarro, imperial como acostumbra, le birló de las botas un par de ocasiones clarísimas a Ronaldo. Y eso fue todo el bagaje del Madrid. Muy seguro el Sevilla atrás, quién lo iba a decir. La pareja de centrales, auténtico quebradero de cabeza en los años precedentes, parece que se asienta. Botía tiene condiciones, siempre las tuvo, sólo falta que no se duerma. A Spahic lo debe llamar Míchel a las seis de la mañana para decirle, con ese tono que sólo él sabe poner: “Manda la pelota a la mierda y no la juegues como si supieras”. Y repetírselo, a cada hora del día, hasta que se le grabe a fuego. Quizás así consiga más actuaciones como la de hoy, sobrias. Arriba, pues lo que se preveía. En la primera parte ya hubo ocasiones de sobra. Mejor dicho, jugadas que deberían haberse convertido en ocasiones. Dicen que hay falta de gol, pero más preocupante es la ausencia de último pase. No obstante, no es el día para poner peros. La unidad, la fuerza, la rabia. Eso es con lo que hay que quedarse. La importancia de tener cojones. Verdaderamente memorable.

Y a mirar al futuro con algo parecido a la esperanza, aunque suene raro. Lástima de aquellos fallos en Vallecas, pero la base para situarse arriba parece que está. Ahora falta jugarle así al Deportivo, al Zaragoza y al que te toque en Copa del Rey. A todos. Una última cosa, desde la mesura y el cariño. De verde te vas a jugar al coño infecto de tu puta madre.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo A toro pasado

7 Respuestas a “La importancia de tener cojones

  1. Alvaro21

    Una última cosa, desde la mesura y el cariño. De verde te vas a jugar al coño infecto de tu puta madre.

  2. Zurullovic

    Jajaja enorme el comportamiento del sevilla hoy.. A mamarla memymuc

  3. bombonera

    que poco hate en este articulo despues de la victoria

  4. ERIC CANTONA

    TE KI YA, VA A JUGA DE VERDE AQUI !!!!

  5. Se comenta que el conductor del autobús del Madrid, una vez concluido el partido, puso rumbo a la venta…

  6. GUILLERMO TINOCO VAILLANT abonado 8307 Sevilla FC SAD

    GENIAL TU ÚLTIMO COMENTARIO,COMO EL RESTO.ja,ja,ja…

  7. Josemitiko

    Como siempre, de lo mejorcito en crónicas de partidos de nuestro Sevilla F.C.

    ANIMO BIRIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s