El jinete que cabalga hacia el horizonte

¿Se acuerdan de cuando llegó, no? Si no, no pasa nada, para eso estamos nosotros. Fue en el mercado de invierno de 2006, y debutó en Cádiz. Venía del Ajax, peleado con su entrenador, que apenas lo puso un par de veces en media temporada. Y, ya por aquel entonces, nos contaban milongas sobre cualquier fichaje. En aquella ocasión fue que el francés ese nuevo podía jugar de mediocentro. Y Juande Ramos, The inversor, se lo creyó, al menos el primer día. Lo metió cuando íbamos ganando por goleada en el estadio  Carranza. Él la cogió en campo rival, hizo una pared con Kepa y, de primeras, metió un pase en profundidad que Kanouté aprovechó perfectamente, ajustándola al palo. Un servidor tiene ese gol grabado en la mente, no me pregunten el motivo. Quizás porque vi en el franchute recién llegado cosas que, como los años nos han demostrado, no existían. Y es que eso es lo peligroso de los debuts, de las pretemporadas y de todas estas mierdas. No sirven para mucho. Pero, al menos, no me equivoqué del todo. El tal Julien Escudé tenía algo, aunque no supiésemos qué.

Hoy, seis años y medio después de aquello, sabemos perfectamente lo que tiene: una elegancia superlativa. Ojo, no confundir, como a menudo hacen sus compatriotas, con un mariconismo mayúsculo. Nos referimos a eso que llaman clase. A ganarte sin que sepas cómo, pero bonito, al estilo Federer, aprovechando que el hermano del protagonista es tenista. Le costó muy poco hacerse con un sitio. Vamos, que se hizo indiscutible desde que llegó. Se adaptó perfectamente a la ciudad (modo cotilleo activado, no se nos acostumbren), tanto, que dejó a su mujer y se fue con una sevillana, con la que ha montado un restaurante en Triana. Y, qué les vamos a contar, a partir de ahí, la gloria. No a partir de dejar a su mujer, sino de hacerse indiscutible. Formó pareja con Javi Navarro, aunque con  un estilo diametralmente opuesto, tanto en el campo como en el vestuario. Los dos eran centrales, los dos eran buenísimos, pero ahí cesaban las semejanzas. Callado, esta rara avis de francés decente se ganó el respeto del grupo por la fuerza de sus palabras, no por la cantidad ni por el tono de las mismas.

Era rápido y listo. Y, aunque esto no sea una cualidad especialmente alabable en esta bitácora, extraña era la ocasión en la que pegaba una hostiaca sin sentido. En goles no se prodigó mucho, alcanzando una media docena, pero creaba peligro arriba. Incluso, hubo una época en la que lanzó alguna falta. Debe andar parejo con alguno de los especialistas que hemos tenido en los últimos años por aquí. Por tanto, sabía sacar la pelota jugada. Todavía sabe hacerlo. Porque, qué cojones, no podemos obviar que en las últimas dos temporadas su nivel ha decrecido. No obstante, lo reconocemos con matices. Primero, que el descalabro ha sido grande, pero no tan gigantesco como algunos se han empeñado en proclamar. Y, segundo, que incluso con 33 años, seguía siendo el mejor central de cuantos teníamos en plantilla. Algo que lo deja en muy buen lugar a él y en una posición bastante vergonzosa a los que le rodeaban, y, por supuesto, al encargado de fichar. Ya no transmitía la seguridad de antaño, cierto, pero al menos sabíamos que algún día la tuvo, y que, como a veces hacía, la podía sacar. La clase, ya se sabe. Se tiene o no se tiene. El que nunca la tuvo, jamás la tendrá.

Pero la velocidad, como el tocino, no va ligada a la elegancia. Y si los rivales, esos crueles hijos de puta, son más rápidos, llegan a las pelotas antes que tú y se plantan delante del portero mientras sólo puedes correr hacia tu propia portería, ha llegado tu hora. Aunque duela decirlo. No obstante, Escudé siempre será Escudé. Incluso entre esta afición, tan sabia como manipulada, según toque, que aplaudió más a una foca nauseabunda o a un uruguayo demasiado listo que a uno de los que nos hizo grandes.

Probablemente el club quiera realizarle un homenaje. Ya sabemos cómo transcurren esta clase de ceremonias últimamente; un vídeo bonito en la rueda de prensa y una placa, más o menos igual que hizo Del Nido con el muerto de hambre que se retiró el otro día en San Fernando. Así no se trata a los ídolos. Porque esta francés, sin duda alguna, lo es. Quizás no uno de los que acaparaban todos los focos. Pero que nadie se olvide de que, para que John Wayne pudiese caminar de espaldas en aquel plano inolvidable, con la satisfacción del deber cumplido, unos pocos secundarios tuvieron que ayudarle en la batalla. Uno de ellos es Escudé. Un jinete que cabalga lentamente, con la penitencia del paso del tiempo sobre sus hombros, hacia el horizonte que se apaga. Hacia el ocaso de su carrera.

Y es que, si alguna vez llegamos a viejos, cuando los niñatos pongan la tele (o la mierda que se haya inventado entonces) y vean un partido de fútbol (o la mierda que quede entonces), nosotros no querremos ni recordar. Y si resulta, cómo no, que el que juega es el Sevilla, ninguno de esos sinvergüenzas a los que llamaremos hijos o nietos creerá que hubo una época, que incluso ahora parece lejana, en la que fuimos los mejores. Y así, en silencio, nos vendrá a la memoria aquella alineación que empezaba por Palop, seguía por Alves y Javi Navarro, continuaba con el francés que hoy pone rumbo a Turquía, y luego todo lo demás. Puede que, ya cansados, esbocemos una mueca parecida a una sonrisa y, brindando por todo lo que ya nunca volverá, apuremos nuestro vaso. Levantando el meñique, como Tony Soprano.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Pajas y mamadas

8 Respuestas a “El jinete que cabalga hacia el horizonte

  1. SikanderDravot

    Perdone que le diga, pero han montado el restaurante gourmet en la zona esa de Sevilla que quiere ser pero no es Triana. Terruño formado por el barrio León, la Dársena, el barrio de los policías y el Tardón. Escoria.

    Me parecía un fichajazo increíble, porque yo le seguía desde el Rennes, y no me extraló que triunfase. Un superclase. Una pena el nivel que viene dando desde 2010, un tío que ha formado la mejor pareja de centrales que yo recuerdo con Javi Navarro

  2. Cómo no de bueno será que, joder, estamos hablando bien de un francés.

    Hasta siempre Escudé, los viejos rockeros nunca mueren.

  3. Jordi.

    Bastante homoerotico esta entrega, con fragmentos propios del Zero. El momento cotilleo ha sido nauseabundo. Mucha ira antes, y ahora, parece que toca momento felativo .

  4. En la final contra el Getafe, cuando acabó el partido y apenas quedaban ya jugadores en el césped, Escudé empezó a tirar la camiseta y otras pertenencias a la grada. No entiendo la fijación de estos mercenarios de tirar “recuerdos” a los sectores que ocupan los malditos violentos en lugar de hacerlo a otras zonas más pacíficas y fieles. En fin, que le había salido el francés que en efecto es y estaba despelotándose ante un montón de tíos. Cuando fue a tirar su bota izquierda miró, fijó la vista donde yo estaba, lanzando aquella en una perfecta parábola a mi localidad. Fui a cogerla y me vi tan sobrado que sólo puse una mano. “La cojo con la polla”, me dije. Dios, que odia la presunción, hizo que uno de los tacos de aluminio impactara en… no sé cómo se llama la parte de la palma de la mano anverso de los nudillos. Contranudillo mismo. Me dio tal bimbazo que solté la bota rebotando en la cabeza del delante que se quedó con el souvenir. Su puta madre. Porque esa bota el gabacho me la tiró a mí. El recuerdo y el pastón en ebay que perdí por ir de listo.

    • NEMO EL 380

      Ese hijo de puta era YO, y por culta de tu puto nudillo tengo 5 puntos en la nuca, del taco de la bota, Pero tengo la bota y TU no. La vendi en “cashconverte” po el fifa9 y el carmagedon3

  5. servafc

    Se va simplemente un CABALLERO DEL FUTBOL. Ojalá, dios quiera, el que tenga que venir sea la mitad de este superclase que por motivos de la edad se nos ha ido. Solamente me queda por decir: Francés, que te vaya bonito, aquí algunos nunca te olvidaremos.

  6. Josemitiko

    Levantando el peñique, como Tony.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s