Como Cádiz en el cuarenta y siete

Corrían las 21:30 horas y un servidor ya imaginaba cómo retomaría el noble oficio de realizar humildes crónicas de los partidos del Sevilla. Sería, estaba claro, describiendo la jugada del gol. Porque todo hacía indicar que nada más importante podía pasar. Pase en profundidad del chileno, control magistral del polaco, que hace varias jornadas que se parece al jugador importante que fichamos, centro medido y remate descomunal a la altura, únicamente, de jugadores como Negredo. Bueno, iba a ser más largo, pero ya entienden los queridos lectores que, ahora, a las 23:33 horas, no tiene uno el coño para farolillos.

Pero no, a los cuatro gatos, dos perros y unos pocos miles de personas que visitan el estadio de Getafe cuando el Madrid no juega, todavía les quedaba mucho ver. El partido empezó normal, quizás demasiado pausado para lo que nos jugábamos, pero controlado. Miku tuvo una, pero fue algo aislado. La defensa del Getafe era una broma. Compuesta por un tío que llevaba cinco minutos en Primera, un desgraciado jugando fuera de sitio, y que en el suyo original es malísimo, un tal Mané y Cata Díaz, que te lo imaginas perfectamente poniéndose una peluca rosa y sin necesidad de cambiarse el nombre para su carrera como travelo. Así, no tardó la genialidad anteriormente descrita en acontecer. El pobre Negredo ha pedido perdón a los aficionados desplazados cuando ha terminado el encuentro, pero a sus compañeros ha debido de hostiarlos por empequeñecer su obra de arte. Bueno, a renglón seguido del gol, Navas se planta solo ante el portero. Mal en la conducción, su definición estaba condenada al fracaso. Se perdonó, pero la sensación era de otro partido fácil en lunes, y que la sentencia llegaría cuando tuviera que llegar. Pero no, lo que llegó fue una cucharada sopera de mierda tras otra. De la nada, en un córner, Coke dice que no tiene ganas y llega el empate. Esa acción del lateral, en un país medio serio para estas cosas, o incluso en Italia, se investigaría por posible amaño. Fiel reflejo de su temporada. Y nada más hasta el descanso.

Porque es en la segunda parte, concretamente en los primeros veinte minutos, cuando nos pillamos en Ryanair un vuelo barato y sin escalas al mismísimo carajo. Por supuesto, el gol de Miguel Torres había sido el primero en su lastimosa vida como profesional. Pero es que luego llega un moraco anónimo y se estrena con el Getafe. Antes había perdonado Luna una clarísima. Y, poco después, el tercero. Y la defensa, de colegueo, mirando. Del buen juego en la primera mitad a una orgía goleadora de los muertos de hambre de enfrente. Y, lo que es peor, casi sin explicación lógica. Mal Luna en el lateral, muy mal Escude, que ha tirado gran parte del crédito que venía recuperando en los últimos partidos. Bueno, llegó el cuarto. Luego el quinto. Vaya fiesta. Por nuestra parte nada en ataque. Sale el hermano de Rakitic para confirmar que sigue siendo un ser despreciable. Y se acabó el partido. Al carajo, al carajo todo.

La afición ha acuñado una expresión para cuando tenemos todo para ganar (los resultados eran favorables, el rival asequible) y la acabamos liando. “Hoy toca petardazo” es una de las frases más oídas y leídas en las previas de esta clase de encuentros. Pero lo de esta noche no ha sido eso, una mierda que se compra un niño para dar por culo en Navidad. Lo de Getafe ha sido como aquel polvorín que explotó en Cádiz en 1947, haciendo desaparecer un barrio entero y que pudo verse en toda la provincia y en Sevilla y Huelva, y hasta escucharse en Portugal. Y, al igual que lo de hoy, tampoco tuvo nunca unas causas demasiado claras. Con todo a huevo para meterte en la pelea por la Champions, después de una temporada discretísima, coges y sales goleado, humillado, de un campo que da, si cabe, menos lustre del que ya tiene la Primera División. Que no es que te marquen con el culo en el último minuto. Es que te han follado vivo. Es que te has cargado el puto goal average. Sencillamente repugnante. Ahora te quedas empatado hasta con el tato, buscando entrar como puedas en Uefa. Porque, ojo, con el calendario tan complicado que tiene alguno de arriba, no está descartado nada. Pero con el ánimo actual, nombrar siquiera eso debería ser motivo para que nos cerrasen el chiringo. Así que otra similitud con lo de Cádiz. Mucha gente no sabe que había dos polvorines, que primero estalló uno y el segundo no se fue también al carajo (con cien mil toneladas de TNT dentro) porque hubo unos tipos que se partieron los cojones para evitarlo. Así, el daño producido fue gigante, pero quedó reducido, en parte, porque hubo una reacción tras la primera explosión. Eso debe hacer esta gente contra el Levante.

Una cosa más, mañana, por si fuera poco, excursión a Varsovia. Una buena manera de preparar partidos en los que te juegas la temporada. Va a ser verdad eso de que no hay un duro. Por cierto, qué mala pinta tiene el amistoso, organizado por una empresa con sede en Marbella. Pero esa ya sí que es otra historia.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo A toro pasado

6 Respuestas a “Como Cádiz en el cuarenta y siete

  1. ¿Cómo no va a haber un duro si los cambios en el estadio los patrocina una empresa tan potente como pikabilletescom “hoteles per tutti”?

    Y es todo lo que tengo que comentar, al partido en el que Pedro Rios superó a Maradona como mejor jugador de la historia no le doy ni los buenos días.

  2. Arenas de Guecho

    golasso del tiburon vallecano, pero no sé porque este no me acaba de convencer por muchos goles que meta… hay que decir que el getafe incluso se atrevió a triangular y combinar un poco (tiki-taka, jogo bonito o como cristo quieran llamarlo) pero cuando ya estaba todo el pescao vendido… fueron paranoias mías o había más gente de lo habitual (en vez de 5, 12) en el coliseo criaturita pérez???

  3. ROMO

    Oye , pero van a jugar hoy en Varsovia ?
    que jartada no ?

  4. Damocles

    Despues del fallo de Luna cuando empezaron a caer los goles del Getafe vi al Sevilla desmoralizado y sin alma, de todas formas es mejor perder una vez por cinco goles que cinco por un gol a cero, ojalá que podamos ver al Sevilla jugar en Europa la próxima temporada, aunque me parece que es un premio que por regularidad no lo merecemos, ojalá que en los pocos partidos que quedan demos el do de pecho y nos cllasifiquemos aunque sea el 5º ó 6º puesto, y la directiva sea capaz de fichar bueno bonito y barato, una cancion de moda es ” la cosa está muy mala”, espero que el encargado de manejar los dineros no use las plusvalias para ir a cazar elefantes con nuestro querido monarca, estamos todos un poquito hasta los huevos de tantas patrañas y de tanta inmoralidad.
    a pesar de todas estas cosas mi corazón canta : LO LO LO LO LO, LO LO LO LO LO, VAMOS MI SEVILLA VAMOS CAMPEON.

  5. jjj

    Madre mía, “remate descomunal a la altura, únicamente, de jugadores como Negredo”, “El pobre Negredo ha pedido perdón a los aficionados”, “pero a sus compañeros ha debido de hostiarlos por empequeñecer su obra de arte”, se lleva menos palos el PERRO de Negredo que el malo de Coke!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s