La fábrica de humo

PEX CORRESPONSALÍA SANTIPONCE Partamos de la base de que esto de internet es una mierda. No es sano que personas más dotadas para cargar en el muelle, pedir trabajo en el muelle, o si son proclives al vicio nefando, poner el culo en el muelle, tengan una tribuna desde la que despotricar sobre lo que les venga en gana. Te encuentras con opiniones de personas que pontifican sobre fútbol, política, cine, literatura o historia que nunca, jamás, han tenido el más mínimo conocimiento sobre estas áreas. “Es que todas las opiniones son respetables”, dicen, los muchachos. Y un carajo. Si a mí el hijo del estanquero, betiquito él, me dice que su equipo es el mejor del mundo, como mucho le sonrío, si tengo el día bueno, y a otra cosa. Tiene su opinión, el zagal; mas no por ello voy a respetarla ni, mucho menos, tenerla en cuenta. O aquí tienen este blog, llevado por dipsómanos y crápulas de toda laya. Sin embargo, siempre se puede descubrir una amapola, flor favorita de don José María Gutiérrez Hernández, en un vertedero. Había yo visto hace unos días la extraordinaria obra maestra “Capitanes intrépidos”, peliculón de tres mil pares de cojones y, al finalizar, me dio por buscar cosillas en la red sobre el particular. Me metí en “Filmaffinity”, verdadera cochinera, perfecto ejemplo de lo que detallábamos más arriba sobre por qué personas sin ni puta idea de nada se creen con derecho a criticar algo que no entienden más que la paradoja de De Moivre. Pero hete aquí que surgió el diamante entre la hulla, la amapola ibicenca que con ahínco busca GutiHAZ en una noche de san Juan. Un nota decía, entre otras mamarrachadas nostálgicas y sensibleras, que era de una generación en la que todos sus componentes, de los 5 a los 12 años más o menos, iban con las rodillas desolladas y llenas de mercromina. Me dije, recristo, cierto es. ¿Desde cuándo no veo yo a un chavalito con un chichón en la frente, con alguna herida en la cara, con las rodillas o los codos llenas de costras? Ni los voy a volver a ver. Ahora los columpios no son metálicos, el suelo está acolchado, si un niño pide una Barbie se le compra sin problemas en lugar de llevarse un mordisco en el cuello y el escarnio de toda la clase. Están amariconando a las nuevas generaciones. Así nos va, cada día más alérgicos, más lectores de Jorge Bucay y, como consecuencia, menos espermatozoides dignos de tal nombre en los cojones.   

En esta casa, donde el materialismo histórico es la única vara de medir el universo entero, sabemos que todo esto es una nueva conformación de la superestructura por los cambios, evidentes, en la infraestructura económica. Hágannos caso, no hay otra explicación. Hombres más limpitos, más sensibles, que gastan más en cosméticos y que saben lo que es una leche hidratante pero que nunca han recibido, ni menos dado, una leche a secas. Tíos mansos, domados; con lo mejor de la masculinidad cercenado y lo peor de la feminidad, como el consumismo, la frivolidad, el despilfarro y el nulo sentido de la responsabilidad, potenciado. ¿Un tío así va a asaltar el Palacio de Invierno, va a pedir cerrojos para los mausers al cuartel de la Montaña? No me jodas. Que la violencia es mala y tengo que echarme el serum o lo que sea dentro de un cuarto de hora, montemos una asamblea y aplaudamos sin batir palmas, no sea que molestemos por hacer ruido.

Toda esta cabronada impregna la masculinidad entera, se infiltra hasta en sus más firmes cimientos. Como el fútbol. Hoy día, el Santiago Bernabéu es un atractivo más de la ciudad de Madrid. Como la Plaza Mayor, el museo del Prado o los musicales de la Gran Vía. Lleno de japoneses y otros turistas que no paran de hacer fotos a cada tontería que pasa. En cuanto a animación, obviamente, un cementerio. Son espectadores, no aficionados ni, válgame Dios, hinchas. Ellos pagan por un espectáculo, no pretenden ni por asomo ser parte de él. Una mierda de estadio, de las mayores de Europa. Pues yo les digo que he visto ese estadio animar en pleno. Que he visto a viejos cascadísimos de preferencia, que habían visto sus seis copas de Europa con Gento y compañía, levantarse y cantar “Hala Madrid” como si no hubiera mañana, con su equipo perdiendo contra 11 muertos de hambre vestidos de rojo que, por supuesto, se acojonaron y terminaron perdiendo. Que el pelaje del común de los aficionados en ese estadio eran tíos gordos, medio calvos, con bigote, peinados estilo “guitarrita” y que se llamaban José María. Españoles. Una pandilla de cabrones, sí,  pero eran nuestros cabrones. ¿Dónde están todos esos héroes del pueblo? ¿Ubi sunt? Desterrados. Hoy si no tienes tres kilos de gomina y un puesto en el consejo de administración de una entidad de crédito intervenida por el Estado, no entras en esas localidades. Qué diría Cristiano si un señor le tira su bocata de calamares a la cabeza jodiéndole su peinado, del que tenemos harta información gracias a nuestros modélicos medios de comunicación, cuando se dispone a celebrar un gol encarándose con la grada, y que el autor de la hazaña no lo hiciera con ánimo de censura, sino todo lo contrario, como reconocimiento supremo de la aportación del portugués a la victoria de su equipo. Porque para esos señores, marcaba su equipo. No Cristiano, ni Benzema, ni Hugo Sánchez. Marcaba el Real Madrid Club de Fútbol. Tipos peligrosos para el sistema, como pueden ver.

Este es el bonito panorama. Y hace unos días, llegó a oídos de esta santa bitácora, primero comentado con rechifla, más tarde con medias sonrisas, después con estupefacción para, al final, hacerlo con encono y vehemencia, que en este país, como decía “La Codorniz”, se tiembla después de haber reído, que hay algunos agentes encubiertos de esta marea bienpensante que pretenden que uno de los pocos estadios que aún son dignos de recibir tal nomenclatura de la patria de Cortés y de Pizarro, sea “libre de humos”. O sea, que no se fume en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Y no, ya les digo, parece que no fue cosa del pasado 28 de diciembre, según cuentan, hay quien dice esta majadería en serio.

Desde esta casa, con delicadeza, como si fueran el hijo del estanquero ut supra, les decimos a estas, sin duda buenas, mas descarriadas, perdidas en el magma de metrosexuales que todo lo invade, personas; pero vamos a ver, ¿vosotros de dónde os habéis escapado? ¿Qué molesta un cigarrillo encendido en un recinto abierto, me cago en Dios? Mucho más molesto es ver a Armenteros por la banda, y nadie discutió a sus padres, no ya el derecho a tener hijos, en aras de una eugenesia que mejorase el aspecto y genoma de la raza, sino la misma patria potestad. ¿Qué os creéis que esto? ¿El estado social escandinavo? Que vivís en Andalucía, caris, que aquí se reelige por aclamación a ladrones, golfos, apandadores y otros generadores de riqueza. Que costó mucho trabajito cruzar el Atlántico para traer maíz, patatas, tomates, pavo, y el más preciado de los cultivos, la perla de las Antillas, la gloria del regadío, la planta del tabaco. Que somos sevillistas, ¿de qué van a asustarse tíos que han visto descensos administrativos, deportivos, que pagan el abono más caro de Europa, que se les ha muerto un jugador en la mejor época del club, que tienen que compartir ciudad con el único club del mundo compuesto en exclusiva por deficientes físicos, psíquicos y sensoriales, todo a la vez; que han sido el tapado de Segunda y al final fueron campeones, que les han cerrado el estadio más veces que a nadie? Que, ¿me atreveré a decirlo? hemos visto a Vinnie Samways y a Tomás Hervás, los dos en el campo, con la camiseta del Sevilla, me cago en Dios. ¿De qué puede quejarse o asustarse un tío con ese curriculum? ¿De un cigarro? Un español del sur, un magrebí, como decían en un programa de televisión, sólo debe oler a tres cosas: a sudor, a tabaco y a culo. Todo lo demás, mierdas afrancesadas. Os han enseñado que beber todos los días una copa de vino para comer es de alcohólicos pero cogerla hasta reventar en el fin de semana es de buenos chicos, puta MTV y películas de institutos americanas; que la siesta es de vagos y que el tabaco es malo, malísimo, mucho mejor un poco de cristal en un servicio de una discoteca. Ya está bien de que perdamos nuestra idiosincrasia, nuestras señas de identidad, nuestro modus vivendi. Va en ello el futuro de nuestros chiquillos. Y como dijo aquel, podrán arrebatarnos la vida, pero jamás nos quitarán el Pall Mallaco.

Anuncios

29 comentarios

Archivado bajo Mejor fuera que dentro

29 Respuestas a “La fábrica de humo

  1. A. Ramírez

    Ole tus huevos

  2. Anónimo

    Hace tiempo que este blog dejó de ser mi referente sobre lo que yo recordaba que era un sevillista. Ahora es mi referente de vida, ¡mecagüen!

  3. Pues (a riesgo de votos negativos) tengo que decir que no estoy de acuerdo con el contenido, que no forma, del post. Podría sacar mil datos, pero paso, que se forma una pelota que no deja de rodar.

    Eso si macho, la forma te dan ganas de fumarse un habano que dejaría con lagrimones al mismísimo Fidel.

    Esperaremos MK vira pues para esta semana.

  4. Va haber que abonarse a leerte,aunque eso si,a un tio tan rustico como yo lo haces coger el diccionario varias veces durante la lectura,todo sea por culturizarse un poco y seguir aprendiendo de gente que se expresa con esta categoria que aqui lo haces,un abrazo aunque no sepas quien eres,aún.

  5. pakokoSFC1905

    Hace 8 años que dejé de fumar, pero seguro que me matan antes los 11 boniatos que se pasean vestidos de blanco por el Sanchez-Pizjuan que el humo de los cigarros de los que me rodean en la grada.

  6. Voy a decir dos cosas:

    1. La foto del cartel de Casa Pepe con Carrillo desmuestra que en este pais si te tocan los cojones, los colores pasan a un segundo plano. URRA y VRABO

    2. En cuanto al tema del fumeteo, voy a copiar y a pegar lo que expuse en su día en el blog de Boticario porque pienso lo mismo hoy que hace 6 días y así me ahorro escribir. Está copiado letra por letra de hace 6 días por lo que leyendolo comprobarás que no me queda más que suscribir tu post al 1000%:

    “Otro. POR FAVOR NO. El fútbol es para desahogarte, gritarle hijo de puta al arbitro, al contrario, a Fazio y para fumarte un paquete entero si te sale de los cojones. Basta ya de restricción de libertades y de metrosexualización de la sociedad.

    Por otra parte esto supondría la extinción de los shavales fumandose los porros en la parte de arriba del estadio y armando jaleo. NO a la extinción de la shavalería porrera en el fútbol. NO a la estadounidización de este pais.”

    • Ah!! y voy a adelantar que Tomás Hervás estará en el blog la próxima semana. Iba a publicarse Josimar pero es la 2ª vez que leo su nombre hoy, así que escucho a los astros y dejo a Josimar para la próxima.

      Publireportaje gratuito.

  7. Gracias, compañeros de fumeteo por vuestro apoyo. Ya está bien de restricción de libertades. O semos fans de Adam Smith, o no semos.

    • Saludos.

      Yo fumo. Tela… en forma de puritos, negros, fuertes, duros, los de toda la vida y la boina. Y en el Football también. Casi todos mis vecinos me acompañan en el noble arte de alimentar los cánceres progresivamente (un chute cada media hora, aprox.)

      Pero me temo, Sr. PEX, que va a pinchar en hueso. Lo que denuncia no tiene vuelta atrás y pronto habrá que, incluso, hacer una genuflexión al entrar al Estadio.

      Veo llegar la tormenta desde lontananza (que está mucho más lejos que el horizonte y si no, comprueben).

      Son los nuevos vientos limpios… ¿limpios? ¿Un millón de coches asolando el espacio nervionense y queremos aire limpio? ¿Docenas de medios infectando las ondas cerebro ambientales y pedimos aire limpio?

      ¿Y hay que pagar por ello? ¿Nos suben los impuestos, el Estado, para poder curarnos del veneno que nos vende el ídem?

      No estamos locos, sabemoslo que queremos, vive la vida, igual que si hubiera ganado el Sevillaaaaaaa ¡Ah!

      Me largo al estando. Vuelvo en un rato.

      Cuidaros (los plumones)

      P.D. Perdon, quería decir “pulmones”.

  8. Hispalis Rubens Alba

    Pues sí, ya era hora. Somos muchos los aficionados que salimos tufados del Estadio por el humo de otro aficionado. Ya lo de menos es el pestazo en la ropa limpia…algunos tenemos problemas de asma y bronquitis, crónica o estacional (como es esta época) y el humo de los cigarros de los nerviosos aficionados que nos rodean nos dejan limitados pulmonarmente durante horas…en otras palabras salimos asfixiados y lo digo literalmente.

    Hay gente educada que cuando toses se dan por aludidas y dejan el mono al menos un rato. El problema es que hay otros aficionados a los que les importa un carajo los problemas de los demás y dan rienda suelta a su adicción.

    Que no me digan que el Estadio está al aire libre. Cierto es. Pero la estructura del campo es cerrada y son muchos cientos los aficionados que nos rodean. El efecto es prácticamente el mismo como en un sitio cerrado.

    Somos algunos los aficionados que nos estamos moviendo para que el consejo considere esta cuestión y cuando haya novedades se comunicarán. Sigamos el ejemplo de otros países o del propio Camp Nou y pongamos coto a esta falta de respeto que tanto nos daña.

  9. Sigamos el ejemplo del Camp Nou en cuanto a títulos, plantilla, precio de los abonos y tasa de desempleo primero. Que siempre tenemos la parte estrecha del embudo.

  10. Lucius

    Grande no, lo siguiente.

  11. A. Ramírez

    Pues ya puestos, dejemos libre el estadio de perfumes insoportables, de aftercheif de esos que te atufan, de gritos, tacos, palabrotas, insultos groseros, sandeces, palabras soeces, frases abyectas, estentóreas blasfemas, proclamas anti esto o pro lo otro.
    Seamos pues, correctos en todos los sentidos. Seamos educaditos con el árbitro, con los liniers, con el cuarto árbitro, con el entrenador visitante, con los jugadores de los otros equipos (incluido con el tontorrón de Sergio Ramos).
    Tratemos educadamente a la afición visitante (a las criaturitas también) e invitémoslos a cocacolas, cervezas sin y perritos calientes. Y no animemos a nuestro equipo, que eso puede causar trastornos bipolares en los forasteros y además les puede traumatizar la descortesía de cachondearnos de su portero y de como la chupa su madre.
    Ah, y nada de entrar beodos al campo. Póngase un control de alcoholemia junto a los tornos y al que pase de 0.25 lo mandamos a su casa, que es penoso ver la tajada con la que entran algunos individuos e individuas, y estas últimas que no se pongan despendoladas enseñando pechuga, que el personal se pone calentorro y la sangre se aleja de los centros neurálgicos del entendimiento y después pasa lo que pasa; que el corazón no puede bombear tanto joé.
    Hagamos un mundo feliz.
    Y modosito.

    • Hispalis Rubens Alba

      Los aftershaves o los tacos no dañan los bronquios o los pulmones. seamos respetuosos con los sevillistan que salen asfixiados cada domingo porque se trata de S A L U D ….no de gilipolleces

  12. Espectacular.

    Cuando prohíban la entrada al de Vizcaya, yo dejaré de fumar. El primero es mucho más nocivo que un ducado rubio.

  13. Camilo Sexto

    “Que he visto a viejos cascadísimos de preferencia, que habían visto sus seis copas de Europa con Gento y compañía, levantarse y cantar “Hala Madrid” como si no hubiera mañana, con su equipo perdiendo contra 11 muertos de hambre vestidos de rojo que, por supuesto, se acojonaron y terminaron perdiendo.”

    ¿Hablas de la 96-97 cuando perdimos allí 4-2? No estaría mal que dedicáseis un tema a aquella temporada, bueno, da para varios temas.

  14. Camilo Sexto

    Los que lo van a pasar mal son los aficionados del Betis. A ver qué coño se meten en el ojo.

  15. pinomountain is not europe.

    A mi , no fumador desde chiquetito, me molesta el humo del puto tabaco hasta en mitad de miraflowers park..pero comprendo que con el juego que está desplegando el equipo en los últimos tiempos, lo que falta es que le quiten a los yonkis de la nicotina y similares la dosis en la grada para que acaben tirándose de cabeza al cesped o a vicios más duros. No me imagino a mi señor padre masticando chicles de nicotina mientras ve las incursiones de Trochowski o la contundencia de Fazio.
    Por lo demás, chapeau. La definición de los subnormales con los que nos ha tocado compartir calles y plazas en esta ciudad, sublime.
    PD: Cuando lleven unos cuantos textos de este calibre, los encuadernan a lo alvarato style y le piden permiso al genio del marketing troll para venderlos en las tiendas del club. A ver si hay suerte.

  16. ToniBloste

    No se puede decir mejor de lo que pienso de la mierda de sociedad políticamente correcta e hipòcrita que nos toca.a mi me criaron escuchando canciones de siniestro total y el médico que me trajo al mundo se fumò dos celtas antes..ahora todos ellos estarían en el trullo!

  17. Biri-biri

    un estadio de furbo tiene ke oler a puro !!!!

  18. Anónimo

    Hay gente que no deja de ser analfabeta por mucho que sepa escribir.

  19. Pingback: Me río yo de Marlow río arriba por el Congo buscando a Kurtz | Palanganismo exacerbado

  20. Yo

    Vale, lo que digáis vosotros, colegas. Pero el tabaco es un puto asco y una puta mierda, y el día que lo prohíban del todo saldré a la calle a celebrarlo meándome en todas las putas puertas de todos los putos estancos. Que si tengo que aguantar la peste a sudor y a culo la aguanto, que esa sale de suyo y de natural, y tiene hasta su punto, pero la del tabaco para tu puta madre. No porque sea insalubre, sino porque es UN PUTO ASCO innecesario. Hala, ahí queda.

    Por lo demás, estupendo artículo. Eso sí, mamones, os dejáis caer menos que la menstruación de una del opus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s